fcb.portal.reset.password
Los azulgranas levantando el título de Liga 2012/13. FOTO:ARCHIVO-FCB

Los azulgranas levantando el título de Liga 2012/13. FOTO:ARCHIVO-FCB

El viernes a las 20.30 h en el Palau Blaugrana, el balonmano del Barça tiene la posibilidad de proclamarse campeón de la Liga Asobal 2013/14. La posible cuarta Liga consecutiva de los azulgranas tiene tres precedentes que repasamos en este artículo.

La primera de 'Pasqui'

Los azulgranas lograban la Liga 2010/11 el 14 de mayo del año 2011 después de ganar por 25 a 30 en la pista de Logroño. Xavi Pascual conseguía su primera Liga como entrenador y los azulgranas recuperaban el dominio de la Asobal después de cuatro temporadas.

El triunfo en Logroño sólo era la muestra de la regularidad azulgrana. El Barça de balonmano había superado a Ciudad Real en el Palau por 27 a 24 y cayó en Ciudad Real por 30 a 27.

Después de un partido agónico ante el León en el Palau, donde el Barça salió victorioso por 28 a 27, sólo hacía falta un punto en Logroño, conseguido con creces con el triunfo por 5 goles.

Mano a mano con el Atlético de Madrid

Hacía 16 años que el Barça de balonmano no se proclamaba campeón de Liga en el Palau Blaugrana. La casualidad había hecho que en este periodo siempre  fuera lejos de casa donde los azulgranas habían levantado el título.

Pero el 2 de junio de 2012, el pabellón azulgrana vio como el Barça de balonmano levantaba la Liga ante los aficionados y aficionadas azulgrana al ganar por 38 a 28 a BM Torrevieja.

Los hombres de Xavi Pascual tenían que ganar ese partido, ya que se disputaban la Liga con el Atlético de Madrid. En Madrid se habían impuesto por 23 a 25 y en el Palau, ante los madrileños, habían caído por 29 a 30. Un solo gol daba la ventaja a los azulgranas. Una ventaja que hicieron efectiva con el triunfo ante Torrevieja.

La tercera consecutiva

La tercera Liga consecutiva, la de la temporada 2012/13, se ganaba en León. Los azulgranas se imponían, el día de Sant Jordi, por 25 a 30 a Reale Ademar y conseguían la 20ª Liga de la historia.

Pero la celebración habitual en estos momentos vivió un momento de euforia contenida. La derrota por 5 goles ante el Atlético de Madrid, en la ida de cuartos de Champions hacía que los azulgranas tuvieran la vuelta en el Palau pocos días después y por tanto la cabeza estaba puesta en ese partido.

Un partido en el que los azulgranas bordaron el balonmano y con un triunfo por 8 goles certificar el pase a la Final a Cuatro.

Volver arriba