fcb.portal.reset.password
Imagen del último partido,en Colonia, entre el FC Barcelona y Rhein Neckar Löwen./ FOTO:ARCHIVO-FCB

Imagen del último partido,en Colonia, entre el FC Barcelona y Rhein Neckar Löwen./ FOTO:ARCHIVO-FCB

El FC Barcelona de balonmano y Rhein Neckar Löwen juegan los cuartos de final de la VELUX EHF Champions League en eliminatoria de ida y vuelta que da acceso a la Final a Cuatro de Colonia. Este será el cuarto partido entre ambos equipos y, hasta ahora, los precedentes demuestran la igualdad existente, con un triunfo azulgrana, un empate y una derrota.

Sorpresa inicial

En la temporada 2010/11 Rhein Neckar Löwen fue el rival del FC Barcelona en la primera jornada de la fase de grupos de la Champions. Los alemanes venían de la fase previa de la competición y, además, habían cambiado de entrenador pocos días antes de jugar en Barcelona.

Con un equipo poco conocido, por su nombre, en la máxima competición europea de balonmano, los hombres ya entrenados por Gudmundur Gudmundsson dieron la sorpresa en el Palau Blaugrana y ganaron por 30 a 31.

Empate con sabor a victoria

En el partido de vuelta de la primera fase de la Champions 2010/11 en Mannheim, ciudad sede de Rhein Neckar Löwen, se vivió un partido espectacular que acabó con empate a 38.

Los azulgranas llegaron a perder de ocho goles (18-10), pero la reacción azulgrana llegó. A falta de seis segundos, con el empate a 38 en el marcador, atacando los alemanes con portero -jugador y los azulgranas en inferioridad, Rhein Neckar perdió el balón y Víctor Tomás marcó de campo a campo. Parecía que la pelota había entrado justo antes de que sonara la bocina, pero los árbitros decidieron que era fuera de tiempo.

Triunfo, final y octava Champions

El tercer precedente entre FC Barcelona y Rhein Neckar Löwen fue en la semifinal de la Champions 10/11. En Colonia, y por tercera vez ese año, Pascual y Gudmundsson se volvieron a ver las caras.

Allí el triunfo fue azulgrana por 28 a 30 en las semifinales y clasificó a los barcelonistas para la final, una final que supuso vencer al BM Ciudad Real por 27 a 24 y que la octava Champions de balonmano viajara a Barcelona.


Volver arriba