fcb.portal.reset.password

Sorhaindo, el último azulgrana campeón del mundo de balonmano / FOTO:Archivo-FCB

La disputa del Campeonato del Mundo de balonmano en España, del 11 al 27 de enero, hace que mirando hacia atrás, buscamos la aportación de los jugadores del FC Barcelona. Los 68 jugadores que mientras vestían la camiseta azulgrana han disputado el mundial, volvieron con 17 medallas hacia Barcelona.

Arnautovic, el primer

El primer azulgrana que volvió a Barcelona con una medalla de un Campeonato del Mundo de balonmano fue el portero de la antigua Yugoslavia Zlatan Arnautovic. El portero del FC Barcelona subió a lo más alto del podio en la edición disputada en Suiza 86.

Además de Arnautovic, cinco azulgranas más han proclamado campeones del mundo. El portero sueco Tomas Svensson lo hizo en 1999 en Egipto y David Barrufet, Iker Romero y Fernando Hernández se proclamaron campeones del mundo en Túnez 2005 con España.

El último azulgrana que subió a lo más alto del podio fue Cedric Sorhaindo. El pívot azulgrana llevó el oro en Barcelona, en el último mundial, disputado en 2011 en Suecia.

Las platas azulgrana

Cinco medallas de plata han viajado a Barcelona. El pívot croata Davor Dominikovic la llevó a Barcelona desde Túnez, en el año 2005. Tomas Svensson fue subcampeón del mundo dos veces y el pívot croata Senan Maglaijija fue subcampeón del mundo en Islandia 1995.

La última medalla de plata lograda por un azulgrana la consiguió Jesper Noddesbo con Dinamarca, al caer en la final por 37 a 35 ante la Francia de su compañero Sorhaindo, en el Mundial de 2011 de Suecia.

Seis bronces

Hasta Suecia 2011, la única medalla de bronce alcanzada por un azulgrana había sido la de Jerome Fernández con Francia en 2005. En el último Mundial, Suecia 2011, cinco azulgranas hicieron aumentar el palmarés de los azulgranas en los mundiales de balonmano.

Juanín García, Albert Rocas, Iker Romero, Cristian Ugalde y Raúl Entrerríos subieron al tercer lugar del podio con España y llevaron a Barcelona cinco medallas de bronce.


Volver arriba