fcb.portal.reset.password
Sada, machacando contra el Partizan en el Palau la temporada pasada. FOTO: Arxiu FCB

Sada, en una jugada contra el Partizan en el Palau la temporada pasada. FOTO: Arxiu FCB

Aunque el Partizan de Belgrado haya perdido cuatro de los últimos seis partidos, no hace del conjunto serbio un equipo más vulnerable o débil. Este lunes pasado los de Dusko Vujosevic cayeron en casa contra el Estrella Roja después de una prórroga por 83-86 y echaron en falta la aportación de su base titular, Leo Westermann. El joven francés, de 21 años, cayó lesionado en el partido de Euroliga contra el CSKA de Moscú y será baja lo que queda de temporada. Los serbios deberán cubrir su ausencia con Kinsey, Bogdanovic y Mirosalvjevic ayudando desde la posición de base.

Cuatro derrotas en seis partidos

Y es que desde el 31 de octubre que el Partizan no atraviesa un buen momento. Todo comenzó en la pista del Budivelnik Kiev (74-69), lugar en el que sumaron la primera de las cuatro derrotas. Después, en la Liga Adriática, los de Vujosevic reaccionaron con un triunfo contra la Cibona (80-71) y posteriormente llegó otra derrota en la Euroliga ante el Fenerbahce (78-88).

De nuevo en su competición doméstica ganaron, contra el Široki 60-81, pero aparecieron los problemas físicos y contra el CSKA de Moscú, el 15 de noviembre pasado, los acabaron de acusar con la lesión sólo empezar de Westermann (88-46). La mala racha de los de Belgrado se amplió a la Liga con la derrota por 83-86 contra el Estrella Roja.

Es por eso que el partido este jueves en el Pionir, una de las pistas más calientes de Europa, es mucho más complicado de lo que dicen los números, porque los de Vujosevic necesitan el triunfo para romper un mal momento de resultados y también para seguir vivos en la Euroliga y tener opciones de pasar al Top 16 .

Volver arriba