fcb.portal.reset.password
Dorsey, Hezonja y Oleson, en el aropuerto

Dorsey, Hezonja y Oleson, en el aropuerto. FOTO: FCB

El FC Barcelona ya está en Atenas. De hecho, vuelve a estar en la capital helena quince dos después de hacerlo en el Pireo. Esta vez, la expedición barcelonista está alojada en la zona de Kifisia. Los expedicionarios barcelonistas, entre los que se encuentra también el ex jugador del Barça y PAO Ferran Martínez, han salido a media de las instalaciones del Palau y con más de una hora de retraso respecto al horario previsto han despegado rumbo a Atenas, donde han aterrizado pasadas las 13.30 horas de la tarde.

La rutina de siempre

Los desplazamientos europeos no tienen mucho secreto y suelen seguir la rutina de siempre. Una vez se ha llegado al hotel, los jugadores, cuerpo técnico y staff se han dirigido a la zona del comedor. Allí han disfrutado por espacio de una media hora de una comida que les dará fuerzas para aguantar el resto de un día que se cerrará el entrenamiento de la noche en el majestuoso OAKA.

Todos los jugadores se han ido a descansar en sus habitaciones después de comer, salvo el griego Kostas Papanikolaou que, como ya ocurrió en el anterior desplazamiento, ha centrado la atención de la prensa griega. Esta vez, sin embargo, las peticiones de entrevistas no han sido tan grandes como en la anterior ocasión en la que jugaría por primera vez ante el equipo que le ha visto crecer como jugador profesional, el Olympiacos. 'Paps' ha hablado para una cadena de televisión local y también se ha ido a descansar.

Entrenamiento por la noche

Hasta las 21.00 horas (hora griega), el equipo no pisará las instalaciones de un OAKA que se prevé que mañana esté lleno hasta la bandera. Los aficionados del conjunto verde tienen ganas al FC Barcelona, el equipo que la temporada pasada les privó de estar en la Final a Cuatro de Londres. El entrenamiento en el OAKA se alargará por espacio de unas dos horas y tendrá, como es habitual en los enfrentamientos en la Euroliga, los primeros diez minutos abiertos a los medios.

Volver arriba