fcb.portal.reset.password

Sarunas Jasikevicius, este viernes, en el Palau / FOTO: ÀLEX CAPARRÓS - FCB

“Estoy muy contento por el recibimiento que ha tenido del público, se merece este reconocimiento. Tenía que vivir un momento como el de este viernes. A partir de ahora las cosas se le harán más normales y está llamado a ayudarnos progresivamente cada vez más", aseguraba Xavi Pascual, tras la victoria contra el Brose Baskets (72-60). Jasikevicius recibió una sonora ovación cuando pisó el parquet del Palau a seis minutos y medio para el descanso. Es uno de los ídolos de la afición. "Muchas gracias por este recibimiento. Se lo agradezco mucho, de verdad. A ver si podemos continuar en esta línea, con el público en el Palau y nosotros mejorando cada día", afirmaba el carismático base lituano.

La temporada 2002/03 Sarunas Jasikevicius decía adiós al Palau Blaugrana en el segundo partido de la final de la Liga Endesa que el Barça disputó ante el Pamesa Valencia de los Tomasevic, Oberto, Rodilla y compañía. Se despedía de la afición el 21 de junio de 2003, con la eliminatoria encarrilada (2-0) y como un auténtico mito, en una relación de admiración recíproca. Ese día anotó ocho puntos. Saras cerró aquella final con el título de campeón bajo el brazo -el balance fue de 3 a 0- y, además, fue designado MVP.

El retorno definitivo del '13' azulgrana

3.401 días después, el Palau le volvió a mostrar su estima. El '13' azulgrana jugó un total de 11 minutos y anotó cuatro puntos en la victoria ante el Brose Baskets alemán. "Estamos mejorando poco a poco. Me estoy integrando al equipo, conociendo los sistemas de Xavi Pascual", afirma un Jasikevicius que ya piensa en el duelo de este domingo contra el UCAM Murcia (19 horas). Han pasado 3.401 días, pero el Palau no olvida, y Saras, tampoco.

Volver arriba