fcb.portal.reset.password

Karnisovas, entre Gasol y Hawkins. FOTO: MIGUEL RUIZ - FCB

Arturas Karnisovas, en lsu segunda etapa en el Barça. FOTO: MIGUEL RUIZ - FCB

Llegó en 1995 al Palau Blaugrana después de jugar una temporada en el Cholet francés. Estuvo hasta 1997 y después de pasar por el Olympiakos y el Teamsystem de Bolonia volvió a Barcelona en el 2000 para terminar su trayectoria deportiva como azulgrana en 2002.

El lituano fue uno de los integrantes de la plantilla que disputó la Final Four de París del año 1996, que enfrentó a los catalanes con el Real Madrid en las semifinales. Es por ello que no duda en señalar que "ganará el equipo que trabaje mejor como grupo". Tal como él mismo ha asegurado, la suma colectiva será clave.

El gran verdugo

Karnisovas fue una auténtica pesadilla para la defensa blanca, que vio como con 24 puntos erigía como el mejor jugador de aquel encuentro y situaba al Barça en la final. El lituano lo recuerda perfectamente: "Estábamos todos muy motivados, es un derbi. Perdíamos de cuatro puntos en la media parte y en el segundo tiempo pudimos cambiar el marcador".

Con Karnisovas al frente, los azulgranas se deshicieron de un equipo plagado de buenos jugadores como Arlauckas, Savic, Mike Smith o Antúnez. De hecho, uno de los bases de aquel conjunto era el actual técnico madrileño, Pablo Laso. "Un gran equipo", comenta el ex jugador culé.

El recuerdo de la posterior final que terminó con la derrota catalana por 67-66 ante el Panathinaikos de Maljkovic aún escuece. El polémico tapón de Vrankovic a Montero es imborrable. "Jugar aquella Final Four fue una gran experiencia, pero todavía recuerdo perfectamente como perdimos y aún hoy, no me he podido quitar ese mal sabor de boca", reconoce el brillante anotador lituano.

Las claves según un experto

De cara a la semifinal de este año, el lituano prevé un duelo igualado y apunta al acierto defensivo como el primer factor decisivo. "En estos partidos la defensa es básica, el equipo que esté mejor en defensa hará un gran paso, son partidos donde los nervios en ataque pasan factura", analiza.

Es evidente que, para tener éxito en la retaguardia, hay que sumar esfuerzos como equipo y así poder buscar el posterior éxito ofensivo. Por ello, Karnisovas lo tiene claro: "Ganará el equipo que trabaje mejor como grupo. Son dos conjuntos que se conocen y se han enfrentado mucho, ya no se puede esconder nada en el aspecto táctico".

El lituano tampoco se ha olvidado de señalar los puntos fuertes de unos y otros. "Es cierto que el Barça puede sacar más provecho de su juego interior y el Madrid del perímetro". Sin embargo, el que fue el mejor jugador europeo por la FIBA en 1996, concluye que "en un partido así serán muy importantes los pequeños detalles, como el acierto en los tiros libres, por ejemplo": "Son partidos que quizás no son muy vistosos para los aficionados pero hay mucho en juego", concluye.

Volver arriba