fcb.portal.reset.password

Brindis en el transcurso de la inauguración de la sede social de la Asociación de Antiguos Jugadores de Baloncesto / FOTO: GERMÁN PARGA - FCB

Muchas caras conocidas en la inauguración de la sede social de la Asociación de Antiguos Jugadores de Baloncesto / FOTO: GERMÁN PARGA - FCB

Desde este miércoles, la Asociación de Antiguos Jugadores de Baloncesto del FC Barcelona cuenta con una sede social. Su ubicación es en Travessera de les Corts, justo al lado del antiguo Palau Blaugrana 2. En el marco de la inauguración de la sede, a la que ha asistido el presidente Sandro Rosell, Roger Esteller, presidente del colectivo, ha explicado que "contar con una sede donde los socios pudieran reunirse y compartir experiencias y vivencias de baloncesto era una de las razones de existencia".

La sede, un primer paso de muchos más

Esta Asociación, que tiene 40 años de vida, engloba diferentes generaciones de ex jugadores de la sección de baloncesto. Los más veteranos, los hermanos Ferran, de 81 y 84 años, han recibido una insignia de manos del presidente Sandro Rosell, que ha destacado que esta sede social es un primer paso de cara a muchas más actuaciones. Tampoco han faltado a la cita tres de las camisetas retiradas en el Palau Blaugrana, Andrés Jiménez, Nacho Solozábal y Roberto Dueñas, entre otros muchos ex jugadores.

Roger Esteller ha apuntado que, teniendo en cuenta que desde la Agrupación "se trabaja mucho en el sector de la gente mayor", poder disponer de esta sede social "es ideal, sobre todo para todas aquellas personas que están jubiladas, que tienen espíritu barcelonista, que hayan sido ex jugadores o simpatizantes del FC Barcelona y que quieran compartir inquietudes".

En esta línea, Esteller ha resaltado la importancia de "las sinergias" que se dan entre ex jugadores de edades muy dispares. "Estas sinergias son básicas, y es por ello que esta asociación continúa existiendo después de 40 años", ha apuntado el presidente de la Agrupación, justo antes de hacer referencia al crecimiento que, gracias sobre todo a las posibilidades que proporcionan las nuevas tecnologías, está experimentando un colectivo que ya tiene más de 600 asociados.

Volver arriba