fcb.portal.reset.password

Los jugadores culés celebrando un gol en el último partido en el Camp Nou ante el Villarreal | VÍCTOR SALGADO - FCB

Ahora hace 25 años y un día que el Barça levantaba la orejona al cielo de Wembley, teñido de azulgrana y emocionado de ver como el Club lograba su primera Copa de Europa. Era la explosión de felicidad por cumplir un sueño tan deseado. La preciada y querida copa ya era nuestra, y se había ganado en un estadio tan imponente como Wembley. Con esa conquista en que el Dream Team enloqueció Barcelona con una celebración desbordada el equipo comenzó una era llena de éxitos. Y es que, un mes más tarde, el Barça remataba la temporada con un doblete histórico logrando también la Liga. Una Liga que ganó a la heroica después de que el Tenerife venciera el Real Madrid (3-2) remontando un 0-2 en contra en la primera mitad. Aquella derrota blanca, combinada con la victoria del Barça en el Camp Nou ante el Athletic Club (2-0), hizo el equipo de Johan Cruyff campeón de la segunda Liga consecutiva.

El Dream Team ganó dos más seguidas, hasta un total de cuatro, y menos la primera todas las levantó a la última jornada sin depender de sí mismo. En 1993 se repitió la historia de Tenerife, que volvió a superar a los blancos (2-0), y el año siguiente el Dépor no pasó del empate (0-0) ante el Valencia con el histórico penalti fallado en el último minuto por Djukic. Los de Luis Enrique necesitan encomendarse al Dream Team para conquistar su tercera Liga consecutiva y rendirle un homenaje ahora que se cumplen 25 años de aquel hito. Y es que los azulgranas están obligados a ganar al Eibar y esperar que el Real Madrid no puntúe en su visita a Málaga. Si esto sucede, el Barça será campeón de Liga, la 25ª de su historia. Y sería hacerlo igual que lo hizo el Dream Team.

Homenaje a Luis Enrique

Sin embargo, los azulgranas son conscientes de la dificultad de la hazaña y sólo piensan en ganar su partido y esperar el pinchazo blanco. El duelo, además, tendrá su cuota emotiva, porque Luis Enrique se sentará por última vez en el banquillo del Camp Nou, aunque todavía le faltará un partido, el próximo sábado en la final de Copa en el Calderón. "Estoy orgulloso de formar parte de esta historia y de haber dado mi máximo". Son palabras de Luis Enrique en la previa de un encuentro que servirá también para que el Camp Nou le haga un homenaje.

El Eibar, por su parte, llega al Camp Nou con el objetivo de ganar para conseguir su mejor clasificación histórica en Primera División. A las 20 horas comenzará un partido que el Barça debe ganar y durante el cual deberá estar muy atento a lo que suceda en Málaga para ser campeón de Liga. ¿Será posible otra hazaña al estilo Dream Team?

Volver arriba
_satellite.pageBottom();