fcb.portal.reset.password

Andrés Iniesta se cruza con la copa del Mundial de Clubes que más tarde levantaria / MIGUEL RUIZ - FCB

Después de una semana en Japón, durante la que el FC Barcelona recibió el apoyo absoluto de los fans nipones y de las instituciones locales, el equipo de Luis Enrique se proclamó campeón del mundo con la victoria por 0-3 contra River Plate en la final del Mundial de Clubes de la FIFA. Con esta nueva conquista, el Barça ha igualado el año 2011 a nivel de títulos, con 5: Liga, Copa del Rey, Liga de Campeones, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes.

Todo comenzó el domingo 13. La expedición azulgrana partía de Barcelona a las 10 horas con destino a Tokio, y aterrizaba en el aeropuerto de la capital nipona después de 13 horas de vuelo. Allí les esperaba una muestra de lo que sería la estancia en Japón. Los fans recibieron al equipo con locura, desde el aeropuerto hasta el hotel de concentración.

Una vez instalados en Yokohama, el equipo se entrenó por primera vez en tierras asiáticas. Durante la sesión los jugadores pudieron comprobar la pasión de un grupo de niños de la FCB Escola de Katsushika. Una pasión personificada en Yamashita Koshiro, un niño de 7 años que sorprendió a todos cantando el himno del Barça y que un día más tarde agradeció la presencia del FC Barcelona con un discurso en catalán.

Ya un poco más adaptados al 'jet-lag', los jugadores siguieron preparando el partido de semifinales contra el Guangzhou. Después del entrenamiento algunos, como Adriano o Jordi Alba, atendieron a los medios informativos desplazados. En Yokohama ya se vivía el buen ambiente entre el equipo y los seguidores nipones.

Con todo listo para el partido contra el Guangzhou Evergrande, que decidiría el acceso a la final, el Barça hizo el último entrenamiento en el escenario del encuentro. Antes, Luis Enrique y Gerard Piqué comparecieron en rueda de prensa con los medios internacionales muy atentos a los pasos del conjunto azulgrana.

Y llegó el día de la semifinal. El Barça se jugaba el pase a la final y durante todo el día se vivió ambiente de partido. Los fans japoneses se fueron desplazando al estadio, y por la noche el conjunto de Luis Enrique superó por 3-0 al Guangzhou Evergrande chino con un hat-trick de Luis Suárez. El uruguayo, como mejor jugador del partido, y Luis Enrique atendieron a los medios una vez acabado el encuentro.

El día siguiente ya comenzó la cuenta atrás para la gran final. El Barça inició el camino hacia el título con un entrenamiento en el que Neymar Jr comenzó a ejercitarse en solitario sobre el césped.

En la previa de la final contra River Plate, los dos equipos se entrenaron en el escenario del encuentro. El Barça lo hizo con Messi y Neymar, que apuraban sus opciones de estar sobre el césped al día siguiente. Mientras en Yokohama el equipo terminaba de preparar los últimos detalles del partido, en Tokio se había hecho una recepción a las peñas de Japón. Un acto que dejó bien clara la pasión del país nipón por el Barça.

Y por fin llegó el día decisivo. Después de seis días en Japón, el Barça se jugaba el título del Mundial de Clubes. Durante todo el día el equipo se preparó, pero también lo hizo la afición, tanto la desplazada como la autóctona. Los fans desearon suerte al equipo a la salida del hotel, y lo recibieron en el International Yokohama Stadium. Con una exhibición de juego y de estilo (0-3), el Barça se adjudicó el quinto título de 2015, y se despidió de Japón agradeciendo el apoyo y la entrega de los fans japoneses.

Volver arriba