fcb.portal.reset.password

Messi y sus compañeros, celebrando con euforia el gol de falta del argentino / MIGUEL RUIZ-FCB

Messi, enviando el balón a la escuadra para establecer el empate / MIGUEL RUIZ-FCB

En la edición del diccionario azulgrana ha desaparecido el verbo 'perder'. Así se está demostrando en los últimos cinco meses. El barcelonismo ya no recuerda aquel 3 de octubre en el Sánchez Pizjuán (2-1). Ha pasado toda una vuelta de Liga y un total de 34 partidos sin caer y esto provoca que, precisamente contra el Sevilla, el conjunto azulgrana haya igualado el récord histórico en el fútbol estatal (el honor sólo era del Real Madrid 1988/89). Para lograrlo, ha sido necesario exhibir el carácter ganador del equipo y protagonizar una remontada ante un rival de alto nivel como el equipo de Unai Emery, futuro rival en la final de Copa. El partido, aparte, será recordado por una nueva genialidad de Leo Messi en el lanzamiento de una falta.

El Sevilla se ha plantado en el Camp Nou con las líneas defensivas bien juntas, esperando la salida al contraataque. Aleix Vidal, que ha actuado en el lateral derecho contra su ex equipo, ha sido el primer azulgrana en ver espacio entre los defensores sevillanos. Superados los diez minutos de juego, ha asistido entre líneas hacia Suárez. El remate de Suárez la ha tenido que desviar Sergio Rico a córner. Messi ha servido enviando el balón directamente en la madera y en el rechazo, Suárez también ha topado con el larguero.

El infortunio ha tenido continuidad cuando los dos hombres de banda de Sevilla han protagonizado el primer gol del partido. Centro de Krohn-Dehli desde la izquierda y remate, en el segundo palo, de Vitolo. El escenario era ideal para un Sevilla que scontinuaba buscando el contragolpe pero entonces apareció Messi y su privilegiado pie izquierdo.

Una falta de Rami sobre Suárez en la frontal del área ha acabado siendo determinante. El balón estaba en una situación perfecta para un pateador diestro como Neymar, pero Messi ha vuelto a hacer de las suyas. Ha levantado todo el Camp Nou con un tiro cruzado al palo del portero. El balón, como si fuera una flecha, ha entrado por toda la escuadra.

Con el empate, el tridente azulgrana ha seguido combinando, Messi ha tenido más oportunidades para hacer el segundo tanto mientras que Busquets ocupaba todo el centro del campo y Alba ofrecía entrega y lucha ante Gameiro. El equipo y su carácter ganador estaban dispuestos a darle la vuelta al marcador. No se ha tardado en hacerlo en el inicio de la segunda mitad. Sergio Rico ha desviado a córner un remate de Neymar Jr pero no ha podido evitar el gol de Piqué en la acción siguiente, cuando Messi ha recogido el balón, lo ha cedido a Suárez y éste ha asistido al central azulgrana, bien atento dentro del área pequeña.

La diana de Piqué ha permitido afrontar la segunda mitad con más tranquilidad, pero sin dejar de buscar la tercera diana. Una diagonal y posterior remate de Neymar o un buen disparo de Sergio desde la frontal han estado cerca del gol. En la otra área, Bravo también ha sido providencial en un cara a cara con Gameiro. El partido ha ido evolucionando sin más noticias -positivas o negativas- para la parroquia azulgrana, que celebra tener 8 y 12 puntos más que el Atlético y el Real Madrid. Todo parece indicar que la racha de partidos sin perder no tiene freno.

Volver arriba