fcb.portal.reset.password

Messi prueba de superar la entrada de Sergio Ramos / MIGUEL RUIZ - FCB

El Clásico que ha servido para rendir un emotivo homenaje a Johan Cruyff ha puesto punto final a una racha de 39 partidos sin perder. El Real Madrid se ha llevado el triunfo del Camp Nou al darle la vuelta al gol de Gerard Piqué tras el descanso. Las dianas de Benzema y Ronaldo al contraataque han privado a los azulgranas de sumar, pero los de Luis Enrique mantienen un buen margen de puntos al frente de la clasificación. Con 76 puntos, tienen seis de diferencia respecto del Atlético y siete respecto de los blancos.

La emotividad del mosaico de recuerdo a Johan Cruyff y el minuto de silencio previo ha marcado el inicio del encuentro. Como en los últimos Clásicos, éste ha comenzado con el Barça claramente dominador. En los primeros cinco minutos la posesión ha sido monopolizada por los azulgranas, que, pronto, han tenido la ocasión más clara de los primeros 45 minutos. Suárez, con todo a favor, no ha conectado la asistencia de Neymar Jr. El primer susto estaba dado. Y a continuación, cuando el electrónico ha informado que se llegaba al minuto 14, todo el Camp Nou se ha puesto de pie y ha aplaudido Cruyff. El partido ha parecido conectar con el homenaje, y el Barça se lo ha tomado al pie de la letra. Ha tenido el balón, lo ha movido rápido y no ha dejado reaccionar al rival. Filosofía Cruyff en esencia.

Sin puntería

Ante la velocidad del Barça, el Madrid se ha visto obligado a endurecer la defensa. Así, Ramos y Carvajal han visto tarjeta amarilla pronto. Messi y Rakitic han tenido el gol cerca, pero faltaba un punto de definición.

Una vez superada la media hora de juego, el Madrid ha encontrado la manera de superar la presión azulgrana y ha encadenado algunas posesiones largas. Bravo, sin embargo, sólo ha tenido que sacar los puños en un disparo de Ronaldo. Entonces llegaron algunos minutos de más igualdad, con reparto de peso sobre el césped. Se llegaba así al final del primer tiempo, en el que el Barça era mejor pero en el que se palpaba el peligro cuando el Madrid merodeaba el área azulgrana.

La situación en la clasificación obligaba a unos más que a otros. Pero el inconsciente del Barça le lleva a atacar. No lo puede evitar. Así pues, ha vuelto a tomar las riendas del encuentro y ha combinado con la portería de Keylor Navas en el horizonte. A veces el gen ofensivo le traicionaba, y se encontraba con pocos efectivos para repeler los contragolpes blancos.

Homenaje incompleto

Navas, en el minuto 55, ha tenido que sacar una mano milagrosa para evitar el gol de Messi, que ha vuelto a jugar de todo y de nada en concreto. Los 99.264 aficionados que han llenado el Camp Nou olían el gol, y no iban mal encaminados. En la acción siguiente, Piqué, con el alma, ha rematado un saque de esquina y ha adelantado al Barça. Era aquel tanto que no encontró en el Bernabéu en el 0-4 de la primera vuelta.

Con el gol, sin embargo, todo se ha torcido. La reacción blanca era de esperar, y no ha tardado en llegar. Benzema, tras una larga jugada de Marcelo, ha rematado de forma acrobática al fondo de la red para devolver el Clásico al punto de partida. Con el marcador igualado de nuevo, el Barça ha sufrido en las transiciones de un Real Madrid que ha apostado por la victoria. Eran los peores minutos de los azulgranas. El árbitro ha anulado un gol a Bale por una falta sobre Jordi Alba en el salto, y Ronaldo ha probado un disparo que ha rozado el larguero.

Quedaban menos de 10 minutos para reaccionar -Suárez ha estado cerca del gol con un disparo cruzado-, había que volver a mandar, y Sergio Ramos ha dejado al Madrid con 10 hombres al ver la segunda tarjeta amarilla. Pero no ha habido tiempo para volver a coger el timón del partido, y Ronaldo ha hecho el 1-2 en el minuto 85. Era una jarra de agua fría y, aunque había tiempo material para sumar como mínimo un punto, el partido ha muerto en terreno culé. Termina una racha de 39 partidos imbatidos, pero llega otra gran cita. El martes, también en el Camp Nou, los de Luis Enrique reciben al Atlético de Madrid en la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones.

Volver arriba