fcb.portal.reset.password

Suárez, en una acción del partido / MIGUEL RUIZ - FCB

Ya lo dijo Luis Enrique, que no sería fácil superar el Deportivo. Y eso es lo que se ha vivido sobre el césped del Camp Nou, donde sólo una falta perfecta de Messi y un latigazo de Rakitic han podido hacer tambalear la línea defensiva de los visitantes, pero en el que la fe e insistencia de los gallegos han arañado un empate, con dos goles en el último cuarto de hora (2-2). Un resultado que ha dejado frío al Barça, que, eso sí, sigue sumando en la Liga y se marcha hacia Japón para disputar el Mundial de Clubes con 35 puntos en la clasificación y líder de Primera.

Difícil ha sido superar el juego de los gallegos. La idea de los azulgrana, especialmente durante los primeros compases del encuentro, se ha basado en los pases largos en horizontal y en vertical. Un juego, aplicado con la intención de hacer vascular al Deportivo y obligarle a deshacer el fuerte posicionamiento defensivo, que ha descolocado a los de Víctor Sánchez. Pero sólo de primeras, porque, poco a poco, se han ido asentando y han comenzado a demostrar que sus números no engañan. Ni por debajo en el marcador, el Deportivo se ha soltado un poco. Con el 0-0, la solidez ha sido prácticamente infranqueable.

Prácticamente porque, de todos modos, un paciente Barça ha tenido sus oportunidades para inaugurar el marcador mucho antes. Concretamente, en los primeros instantes, a través de las botas de Luis Suárez. En la primera, el uruguayo ha estado a punto de aprovechado un pase de Iniesta (1'), mientras que en la segunda, después de ganar la espalda de la defensa, ha probado un centro para Sandro que Lux ha interceptado (2'). La más clara, sin embargo, en una buena dejada de Sandro con la cabeza, que Suárez remató de primeras, pero que ha salido rozado la red (4').

Vivo después de estos sustos, el Deportivo ha conseguido frenar las embestidas azulgranas. Cuando la defensa no ha podido, Lux ha aparecido para salvar a los gallegos. Los ejemplos, en una jugada de Iniesta, que no ha llegado a rematar un pase de Messi (10'), o en un disparo desde la frontal del argentino, que ha acabado en córner (30'). También Laure ha sido providencial, cuando ha cortado un gran pase del mismo Messi hacia Sandro (18'). Antes, y con una telaraña visitante cada vez más bien trenzada, los de A Coruña han estado a punto de cazar al Barça en un remate de Jonathan, pero Bravo, con el cuerpo, lo ha evitado (14 ').

Messi derriba el muro

Una línea defensiva que se ha encargado de romper el propio Messi, que no ha perdido la esperanza de inaugurar el marcador antes del descanso. Lo ha hecho de falta, con una rosca perfecta imposible, que ha hecho justicia al control del esférico (1-0, 38'). Tras el paso por vestuarios, los de Luis Enrique podrían haber medio sentenciado el encuentro, en una auténtica maravilla de Suárez, pero su remate hacia Sandro se ha quedado corto (51'). Pero ha sido Rakitic, en una jugada que aparentemente no llevaba peligro, que ha sorprendido a Lux con un latigazo desde tres cuartos de campo (2-0, 62').

Reacción fulminante del Dépor

Con más margen en el electrónico, y sin dejar de lado el tercero, el Barça ha querido dormir el partido para acabar el enfrentamiento sin problemas. Pero la entrada de Cardoso por parte de Víctor Sánchez y, sobre todo, el gol de Lucas Pérez han reactivar el duelo en el tramo final (2-1, 77').

El Barça ha rozado el tercero en un contragolpe entre Suárez y Messi (78'), pero Bergantiños ha aprovechado un error de los catalanes para poner el empate, a falta de cinco minutos para el final (2-2, 85'). Con el tiempo en contra, los de Luis Enrique han intentado aprovechar alguna última acción peligrosa, pero, finalmente, el resultado de la temporada pasada se ha vuelto a repetir.

Volver arriba