fcb.portal.reset.password

Suárez, marcando el primer gol de la noche en Japón / MIGUEL RUIZ-FCB

El FC Barcelona jugará el domingo la final del Mundial de Clubes. Un hat-trick de Luis Suárez ha tumbado al campeón de Asia, el Guangzhou chino, que en ningún momento ha podido hacer frente a un conjunto azulgrana que no ha contado ni con Neymar Jr ni con Leo Messi, baja de última hora por un cólico nefrítico. Sin ninguno de los dos, el '9' culé ha tirado del carro para conducir al FC Barcelona a su segunda final en cuatro años. Será contra River Plate en un duelo que coronará al mejor equipo del planeta.

Se esperaba sobre el césped del Yokohama International Stadium un Barça dominador del balón y del ritmo de juego. Y así ha sido. Desde el principio los hombres de Luis Enrique se han mostrado muy superiores a un conjunto chino que esperaba ordenadamente dentro de su propio campo, atento a la opción del contragolpe. Movían el balón los culés, a los que sólo les faltaba un poco más de velocidad en la triangulación.

En el minuto 22 se ha generado la primera ocasión de peligro real. Una excelente asistencia de Iniesta hacia Munir ha estado a punto de suponer el 1-0, pero el portero Shuai Li ha salido a tiempo. Diez minutos más tarde, los mismos protagonistas volvieron a asociarse. Esta vez, el remate del '17' se ha ido rozando el palo.

En la tercera ocasión ha llegado el gol. Rakitic ha probado un disparo lejano que ha provocado un rechazo malo del portero Li, quien ha dejado el balón muerto en el corazón del área, territorio ideal para la aparición y definición de Luis Suárez, único superviviente de la letal tripleta atacante en esta semifinal. El uruguayo ponía por delante a un Barça que ha sufrido dos sustos en el tramo final del primer tiempo que casi suponen el empate para el Guangzhou.

No ha hecho falta esperar tanto rato en el segundo tiempo para ver el segundo gol del Barça. Una nueva genial asistencia de Iniesta ha permitido a Luis Suárez firmar el 2-0 con calidad. Sentenciaba prácticamente el partido el FC Barcelona en el minuto 50. El Guangzhou, abatido, no ha tenido poder de reacción.

Jugaba cómodo el Barça, que ha firmado el tercero desde el punto de penalti. El tanto ha sido obra nuevamente de Luis Suárez, el protagonista de una semifinal de un único color, el azulgrana. Ahora sólo 90 minutos separan al Barça de convertirse en el mejor equipo del mundo. Son los que se jugarán el domingo contra River Plate.

Volver arriba