fcb.portal.reset.password

Suárez, después de marcar el gol del empate en el partido de ida / VÍCTOR SALGADO - FCB

A medida que se acerca el final de temporada, los retos crecen en magnitud e importancia. El Barça está más vivo que nadie en las tres competiciones, y ahora es la hora de la Liga de Campeones. Están en juego los cuartos de final, y el Barça afronta el partido de vuelta con la ventaja del 2-1 conseguido en el Camp Nou en el primer asalto. Este miércoles llega el segundo, en el Vicente Calderón contra el Atlético de Madrid. Se prevé un partido de lo más exigente, con un ambiente hostil y un rival herido por la remontada del duelo de ida.

Los azulgranas son plenamente conscientes de la exigencia del conjunto colchonero, pero también sabe que desde la llegada de Luis Enrique al banquillo del Barça siempre ha ganado contra el Atlético de Simeone. Es un buen punto de partida, pero no asegura nada. El equipo se ha preparado a conciencia, y después de dos malos resultados en la Liga quiere volver a enderezar el rumbo en la competición europea.

El Barça ha estado presente en siete semifinales de los últimos ocho años. Un dato que demuestra la hegemonía azulgrana en la última década y que se quiere seguir ampliando. El reto final no es otro que repetir título y convertirse en el primer equipo que lo hace en la Liga de Campeones, pero hay que ir paso a paso. Y el primero es este miércoles en el Calderón.

Luis Enrique se llevó a todos los jugadores disponibles a Madrid, sin los lesionados Rafinha, Sandro, Aleix Vidal, Vermaelen y Mathieu. Después de hacer el último entrenamiento en la Ciudad Deportiva, el cuerpo técnico facilitó una lista de convocados de 19 futbolistas, y más tarde se desplazaron a la capital madrileña. Una vez allí, el entrenador azulgrana y Javier Mascherano atendieron a los medios. Como ya había anunciado tras el duelo de ida, Luis Enrique aseguró que no piensa en otra cosa que no sea ganar.

El Atlético de Madrid, por su parte, afronta el encuentro con la baja destacada de Fernando Torres, que fue expulsado en la ida, y las de Giménez y Tiago por lesión. No se espera un planteamiento muy diferente del resto de enfrentamientos directos con el Barça, con un conjunto colchonero que no dará la eliminatoria por perdida en ningún momento y que desarrollará un juego de lo más exigente físicamente.

En juego está el acceso a las semifinales de la Liga de Campeones. Estar entre los cuatro mejores equipos del continente. Y el Barça, como actual campeón, no quiere faltar a la cita. El Vicente Calderón dictará sentencia.

Sergio y Mascherano, apercibidos

En el partido del Vicente Calderón habrá dos jugadores del Barça apercibidos de sanción. Sergio Busquets y Javier Mascherano tienen dos tarjetas amarillas y, en caso de ver la tercera, se perderían la hipotética ida de las semifinales. En el Atlético, en cambio, no hay ningún jugador apercibido. El partido lo dirigirá el árbitro italiano Nicola Rizzoli.

Volver arriba