fcb.portal.reset.password

Sergio Busquets, durante el partido en Granada / FOTO: MIGUEL RUIZ - FCB

El FC Barcelona ha caído por la mínima en Granada. Ha sido una derrota marcada por la falta de acierto en los metros finales. Los hombres de Gerardo Martino han rematado un total de 29 veces, insuficiente para poder igualar el tanto inicial de Brahimi. No se puede comparar esta derrota con la de Anoeta o Valladolid. El equipo ha generado suficiente peligro en el Nuevo Los Cármenes como para llevarse tres puntos -al menos uno- que ahora le faltan para seguir dependiendo de sí mismo en la Liga.

Brahimi avanza al Granada

El Barça se ha presentado en el estadio Nuevo Los Cármenes con un equipo radicalmente diferente al del Calderón. La defensa era la línea más novedosa, con Montoya y Adriano en los laterales y con Busquets ejerciendo de central debido a las ausencias de Piqué, Puyol y Bartra, todos lesionados. El Granada ha aprovechado tantos cambios para adelantarse en el marcador con un pase al espacio hacia Brahimi, que ha definido al palo corto ante Pinto. Era el 1-0 para el Granada, que se ha adelantado en su primera llegada.

El gol en contra ha servido para hacer reaccionar al Barça. Montoya se ha mostrado especialmente incisivo por el carril derecho y ha dispuesto de un par de buenas ocasiones que no han acabado en gol por poco. También Messi y Neymar, con la cabeza, han podido establecer la diana del empate, que se ha resistido de forma injusta hasta la media parte. El Barça, pese a una cierta inseguridad defensiva, merecía más.

Sin gol

El Barça ha seguido siendo muy superior en la reanudación. Cesc, Neymar, Iniesta y Messi han disfrutado de numerosas ocasiones para sellar el empate. Un inspirado Karnezis y escasos centímetros de precisión en el remate han impedido siempre que el Barça pudiera empatar en Granada.

Los hombres de Martino, profundos por la derecha en el primer tiempo y volcados al ataque por la izquierda en el segundo, han rematado un total de 29 veces. El balón nunca ha querido entrar y la Liga, ahora, ya no depende exclusivamente de los culés.

Volver arriba