fcb.portal.reset.password
Evaristo, en el sofá de su casa, con algunos recuerdos de su época en el FC Barcelona.

Evaristo, con algunos recuerdos de su época en el FC Barcelona / FOTO: Lucas Duarte – FCB

El escritor, dramaturgo y cronista deportivo, Nelson Rodriguez, dijo una vez: “La pelota es un detalle miserable, pequeño y ridículo. Lo que buscamos en el fútbol es el drama, la tragedia, el horror y la compasión.” En esta línea, el legendario jugador del FC Barcelona, del Flamengo y de la selección brasileña, Evaristo de Macedo, experimentó, en vivo y en directo, el mayor de los dramas, el momento más trágico de la historia del fútbol brasileño.

El delantero brasileño más grande del Barça, que cumplió 81 años el pasado domingo, nos recibió en su casa de Río de Janeiro para hablar sobre el fatídico Maracanazo de 1950. Evaristo destacó la oportunidad histórica que ahora tiene Brasil para exorcizar, de una vez por todas, aquel viejo fantasma, pero también recordó otros momentos de su trayectoria azulgrana.

Estaba usted presente en el estadio de Maracaná el día más trágico de la historia del futbol brasileño. Me gustaría que usted nos contara esa historia…

"Tenía casi 17 años. Estaba empezando mi carrera como futbolista y jugaba en el juvenil del Madureira. A toda mi familia le encantaba el futbol: a mis padres, a mis tíos… Por lo tanto, vimos todos los partidos de futbol de aquella Copa del Mundo que se disputaron en Río de Janeiro. Así, vi la goleada de Brasil contra España (6-1) y también asistí a la final. Evidentemente, fue un resultado inesperado y de una gran tristeza."

Brasil era la mejor, la favorita. Jugó con el empate y ocurrió la tragedia. Muchos comentaron que fue culpa de la soberbia de los brasileños. ¿Puede confirmar usted esa información?

"No, de ninguna manera. La selección brasileña estuvo muy concentrada y jugó mejor ese partido, pero tuvo dificultades. Se destaca poco que Uruguay era un buen equipo. La gente estaba triste porque pensaba que el portero Barbosa podría haber hecho más para evitar el gol de Ghiggia. Y eso es un recuerdo que debe ser limpiado. ¿Dónde? Pues en Brasil."

Considera que este grupo de jugadores brasileños puede exorcizar, de una vez por todas, al viejo fantasma que atormenta al pentacampeón?

"Yo creo que sí. Estamos delante de una oportunidad histórica. Si vencemos aquí, en el mismo escenario, la imagen de derrotado podrá ser olvidada para siempre y nos podremos deshacer del viejo fantasma. De lo contrario, va a continuar. Será un recuerdo que no se apagará. Es curioso que, en el futbol, las derrotas normalmente se olvidan con el tiempo. De hecho, ya perdimos otra Copa del Mundo, como la de 1998, y fuimos eliminados en 1982 con un equipazo. Pero de eso casi nadie habla. También hemos ganado cinco Copas del Mundo que tampoco borran aquella derrota. Por tanto, tenemos que ganar aquí, en Maracaná, para poder eternizar una imagen de vencedor."

Y, ¿a pesar de ser una de las estrellas más grandes del futbol brasileño, no haber participado en una Copa del Mundo es una decepción en su carrera?

"No, la verdad es que tuve dos grandes oportunidades de participar en un Mundial. La primera de ellas, como jugador, en 1958. Yo había participado ya en las eliminatorias previas, en el campeonato Sudamericano de 1957 y era titular en la selección. El problema fue que yo estaba jugando en el Barça y España no se clasificó para el Mundial de Suecia. Así, la liga española no se detuvo y su final casi coincidió con el inicio de aquella Copa del Mundo. En aquella época, Brasil hacía una preparación previa de dos meses, donde se llamaban a más de 40 jugadores para después escoger a los 22 definitivos. El Barça no me liberó para venir a Brasil y prepararme con el resto de los compañeros, ya que en aquella época la FIFA no exigía a los clubs ceder a sus jugadores. Y, por todo eso, acabé fuera."

¿Y la segunda vez?

"Fue como entrenador. Entrené a la selección en 1985, pero antes de las eliminatorias previas del Mundial de México había muchas ‘interferencias’ por parte de la CBF. En esa misma época, me llegó una excelente oferta para ir a Catar y, para evitar problemas, dejé de entrenar a Brasil y decidí aventurarme."

Y, ahora, ¿cómo analiza la temprana eliminación de España?

"En primer lugar, creo que se han preparado mal. No sé el motivo exacto, pero lo que me llamó la atención fue la falta de amor propio de un equipo que jugaba por jugar, que perdía la determinación. También creo que no hubo unión. Y cuando eso pasa, las cosas van mal."

Su etapa en el FC Barcelona

Hace poco más de un mes, se cumplieron 57 años de su debut con el FC Barcelona. Destaca el hecho que, después de tanto tiempo, sigue siendo muy querido en Cataluña. ¿Cuál es su mejor recuerdo de su paso como jugador azulgrana? Los goles, los títulos…

"Nada de eso. Mi mejor recuerdo es la convivencia con el pueblo catalán. Ellos me trataron de una manera fantástica, extraordinaria. Fui siempre muy bien recibido. Claro que también fui un buen jugador para el club. Por ejemplo, de todos los brasileños que jugaron en el Barça, soy el máximo goleador en la actualidad. Y esto siempre será recordado."

¿Mantienes relación con algunas de las estrellas con las que coincidiste en el Barça?

"En mis tiempos, en el vestuario azulgrana se vivía un ambiente sensacional. Todos éramos amigos. Con los que ahora mantengo una mayor amistad son Tejada (delantero) y el 'gallego' Luis Suárez (el único español en ganar el Balón de Oro). También era un buen amigo de Gracia (defensa) o de Ramallets (legendario portero del Barça, ya fallecido), entre otros. De hecho, no tuvimos ninguna pelea y no había egos. Kubala, como era la gran estrella, tenía su grupo, pero era tranquilo y no tenía vanidad."

¿Cómo ves este periodo de remodelación que está viviendo el Barça?

"Las personas no son eternas y el jugador de fútbol tiene una vida corta. Esto es normal. Creo que es el momento de mantener a algunos jugadores con experiencia pero también de traer a otros más jóvenes. Yo no sé si tienen opciones en la cantera, pero claramente toca hacer una regeneración. Creo que, de esta manera, el Barça seguirá sumando títulos. La mezcla de la experiencia con la fuerza de la juventud es fundamental para el fútbol. Pero tiene que ser una reforma consciente y reflexionada. Nada de contratar de forma temeraria."

El Barça es el equipo con más representantes en la Copa del Mundo. ¿Le sorprende?

"No, en absoluto. El Barça siempre tiene jugadores de primer nivel, así como una base fenomenal. Desde mi época, el Barcelona ya sacaba muchos futbolistas de las categorías inferiores."

Volver arriba
_satellite.pageBottom();