Foto de carnet de Fusté, con la camiseta del FC Barcelona

Se convirtió en uno de los motores del Barça de la década de los sesenta. | ARCHIVO FCB

Conocido como 'la liebre de Linyola' por su rapidez, Josep Maria Fusté (Linyola, Lleida, 1941) es recordado por el aficionado azulgrana como uno de los jugadores más grandes. Llegado al primer equipo en 1962 procedente de las categorías inferiores y tras dos años cedido al Osasuna, el carismático futbolista catalán se convirtió en uno de los motores del Barça de la década de los sesenta demostrando una capacidad técnica maravillosa con el balón en los pies.

Defensor acérrimo del fútbol espectacular e improvisado, Fusté tenía un remate impecable con las dos piernas, hacía unos pases precisos a sus compañeros y su potencia física hacía de él un futbolista explosivo sobre el terreno de juego. Su zona de actuación era el centro del campo, concretamente en la demarcación de interior de enlace. Era el típico jugador termómetro del equipo: cuando él estaba bien, el Barça funcionaba.

Tras retirarse del mundo del fútbol fue el máximo responsable de la Agrupación de Veteranos hasta el año 1989. Actualmente es asesor de la Junta Directiva barcelonista.

TRAYECTORIA

  • Temporadas en el Club: 1962-1972
  • Partidos jugatdo: 389
  • Goles marcados: 108

TÍTULOS

  • 1 Copa de Ferias (65/66)
  • 3 Copas de España (62/63, 67/68 y 70/71)