Retrato de Joan Soler

El 6 de mayo de 1939 Joan Soler se convirtió en el primer presidente después de la guerra. | ARCHIVO FCB

Terminada la Guerra Civil, el régimen franquista ordenó la constitución de una comisión gestora que se hiciera cargo de la dirección del FC Barcelona. El doctor Joan Soler acceptó liderar la comisión y el 6 de mayo de 1939 asumió la presidencia.

Los directivos que acompañaron a Soler en la difícil empresa de revitalizar el club, como Jaume Guardiola, que asumió la vicepresidencia, y Joan Bargunyó, que ejerció de secretario,  ya habían trabajado para el Barça. Pero en la nueva junta,  había también tres directivos impuestos por el régimen cuya tarea era ejercer un rígido control sobre todas las actividades del FC Barcelona. La vigilancia a la que fue sometida la entidad fue tan intensa que incluso la policía abrió una ficha específica destinada a espiar al Barça.

En estas condiciones tan difíciles, Joan Soler intentó seguir una gestión orientada a recuperar los socios perdidos -habían bajado hasta los 3.500-, abrir de nuevo el campo de Les Corts, reorganizar el trabajo administrativo y recomponer la plantilla. En este sentido, la política del presidente azulgrana fue reforzar la cantera. Por eso, el primer entrenador después de la guerra fue Josep Planas, un técnico de la casa con grandes conocimientos sobre el fútbol base catalán.Tras un año de mandato, el Comité Olímpico Español y el Consejo Nacional de Deportes decidieron unilateralmente relevar aJoan Soler al frente del FC Barcelona, y el 13 de marzo de 1940 colocaron en la presidencia a Enric Piñeyro, marqués de la Mesa de Asta, un hombre completamente afín al régimen.