Retrato de Esteve Sala

Retrato de Esteve Sala | ARCHIVO FCB

Esteve Sala se convirtió en el vigésimo presidente del FC Barcelona el 16 de julio de 1934 con el principal objetivo de enderezar la crítica situación por la que pasaba la entidad. Los dos principales problemas que resolver eran las crisis económica y deportiva.
 

Para solucionar el primero, unificó las cuotas mensuales de los socios, que aumentó a cinco pesetas. Para cambiar la dinámica deportiva se fichó a Platko como técnico y se reforzó la plantilla con las incorporaciones de dos extranjeros, el húngaro Berkessy y el uruguayo Fernández, y dos hombres de la casa, Raich y Escolà. Dichas medidas comportaron una notable mejora del juego del equipo, que se paseó por el Campeonato de Catalunya.

Sala, que fue el primer presidente del club que incluyó una mujer en la directiva, Anna Maria Martínez Sagi, era propietario del Hotel Orient, y su anécdota más célebre es que  admiraba tanto a Samitier que le asignó  al delantero una habitación y la correspondiente manutención en su establecimiento de forma vitalicia.

Después de un año en el que la entidad dejó atrás la crisis, producto de la buena gestión, Esteve sala decidió no presentarse a la reelección alegando motivos personales. El 27 de julio de 1935 cedió la presidencia a Josep Sunyol.