Retrato de Arcadi Balaguer

Tras dimitir, la nueva Junta Directiva le concedió la Medalla del Mérito del FC Barcelona. | ARCHIVO FCB

Industrial aristócrata, era Barón de Ovilvar. Monárquico y amigo personal del rey Alfonso XIII, llegó a la presidencia ocho días antes de que terminara la clausura gubernativa por seis meses de toda actividad en el FC Barcelona, a causa del abucheo al himno español que se produjo el 14 de junio de 1925 en el campo de Les Corts.

Barcelonista hasta la médula y bien visto por las autoridades, era el hombre indicado para tomar el relevo de Joan Gamper, el que habían forzado a dimitir y se encontraba exiliado en su Suiza natal. Eran momentos muy difíciles y delicados, pero Arcadi Balaguer y su junta demostraron tener una gran capacidad para superar la coyuntura y emprender, al mismo tiempo, una reorganización interna de la entidad.

Su excelente labor fue reconocida cuando, en marzo de 1929, habiendo dimitido de su cargo, la nueva junta directiva le concedió la Medalla del Mérito del FC Barcelona. Bajo el mandato de Balaguer, el equipo, repleto de grandes jugadores e inmerso en plena edad de oro, ganó tres Campeonatos de Catalunya (1925-26, 1926-27 y 1927-28) y dos de España (1925-26 y 1927-28).