Fotografía de Julio César Benítez durante un partido

Julio César Benítez

Su muerte fue un golpe durísimo para sus compañeros y para la afición en una época ya de por sí complicada en el aspecto deportivo.
Era el día antes del Barça-Madrid, y el partido se suspendió. Por la capilla ardiente de Benítez, instalada en el Camp Nou, pasaron a rendirle el último homenaje miles de personas llegadas de todas partes y que se sentían identificadas, no solo con el Barça, sino con otros colores.