Fotografía de la entrada del campo de Les Corts en los años 30. | ARCHIVO FCB

Imagen del entierro de Joan Gamper el año 1930. | ARCHIVO FCB

El President de la Generalitat, Francesc Macià, con el Barça. Imagen del 31 de marzo de 1931, del Trofeu Macià jugado entre Barça y Terrassa (9-1). | ARCHIVO FCB

Equipo del curso 1935/36. Figuran Ventolrà, Iborra, Raich, Munlloch, Fernández, Balmanya; Escolà, Areso, Argemí, Zabalo y Bardina. | ARCHIVO FCB

El presidente del FC Barcelona Josep Suñol, con el President de la Generalitat Lluís Companys, en el paclo del campo de Les Corts el 31 de mayo de 1936. | ARCHIVO FCB

Así era el boletín de la gira por América. | ARCHIVO FCB

El FC Barcelona estaba comprometido con la nueva situación social, política y cultural apoyada por la Generalitat republicana desde el año 1931. El boletín oficial del Club, en octubre de 1932, lo dejaba bien patente: "En la popularidad de nuestro club entran, innegablemente, elementos extradeportivos”. En 1936, apenas comenzada la Guerra Civil, y ante la amenaza de confiscación del FC Barcelona por parte de elementos anarquistas, los trabajadores del Club se organizaron en comité en una decisión trascendental que salvó la Entidad. El comité manifestó la voluntad firme, decidida y explícita de no romper con la Directiva existente al principio de la guerra. De hecho, en noviembre de 1937, una vez desaparecido el peligro de expropiación, el comité cesó y se nombró una nueva Junta Directiva bajo la presidencia de Francisco Javier Casals.

La década de los treinta estuvo marcada por una inestabilidad política y una crisis general que inevitablemente afectó el FC Barcelona. En estos diez años se vivió la muerte del fundador, una República, la Guerra Civil y el asesinato del presidente Josep Suñol. En definitiva, un clima de precariedad que redujo el número de socios y obligó a rescindir los contratos de algunos jugadores.

El ADIOS DE JOAN GAMPER

El 30 de julio de 1930 el barcelonismo recibió la peor noticia de su centenaria historia: Joan Gamper, el fundador del Club, se había quitado la vida por problemas personales. A los 52 años desaparecía el dinámico empresario y sportsman que entendió y promover la singularidad del FC Barcelona. La muerte del fundador fue como un fatal presagio de los años posteriores.

EL BARÇA EN LA REPÚBLICA

En los años treinta la población vivía con más entusiasmo los mítines políticos que los partidos de fútbol. En cualquier caso, el Barça vive una época marcada por su firme compromiso con la libertad, la democracia y la catalanidad. Además, los nuevos Estatutos del Club, aprobados en mayo de 1932, redefinían el sentido y el objetivo. Según el artículo primero, el FC Barcelona era "una asociación de carácter cultural y deportivo". En este sentido, en el mes de octubre se creó la Delegación de Cultura, que impulsaba actividades de todo tipo para los socios.

En julio de 1935 accedió a la presidencia Josep Suñol i Garriga, una persona de fuertes ideales catalanistas. Con su divisa Deporte y Ciudadanía, Suñol acentuó la vinculación del hecho social con el deportivo al FC Barcelona.

POCOS TÍTULOS ALCANZADOS

El fútbol vive detrás de los acontecimientos políticos y sociales del momento y la afluencia de público en la mayoría de partidos disputados en Les Corts es más bien discreta. El equipo ya no era el mismo que había maravillado años atrás, y la realidad es que durante la década del FC Barcelona no ganó ningún Campeonato de Liga ni de Copa. Quedaban los triunfos en el Campeonato de Catalunya.

Con Suñol a la presidencia, la economía vivió una ligera mejora, y el Barça iniciaba una política deportiva correcta, con fichajes interesantes. Pero la guerra rompería aquel equipo con tanto futuro.

LA TRÁGICA MUERTE DE SUÑOL

El 6 de agosto de 1936 Josep Suñol fue asesinado cerca de Madrid por unos militares franquistas. Como parlamentario de ERC en las Cortes de Madrid, Suñol se había desplazado en coche desde Valencia, donde había ido a realizar tareas de enlace en nombre del presidente del Parlamento de Catalunya, Joan Casanovas. Josep Suñol actuaba como enlace político y no para fichar a ningún jugador. El Club, en uno de los momentos más duros de la historia del país y de España, se encontraba sin cabeza visible. Y, al mismo tiempo, en medio de una revolución.

LA LIGA MEDITERRÁNEA ES AZULGRANA

La temporada 1936/37 la Federación Catalana celebró un torneo en el que participaban los seis equipos catalanes y cuatro del País Valenciano. La competición sustituía el torneo de Liga, que se había suspendido debido a la guerra. El FC Barcelona fue el campeón de esta Liga Mediterránea. El título del Barça, de momento, está invernando desde el año 1939, ya que con el triunfo de la dictadura franquista se abolió por decreto y a día de hoy todavía no se ha reparado este agravio.

GIRA SALVADORA POR AMÉRICA

Para poder salir de un país en guerra y, de paso, conseguir ingresos para la maltrecha economía azulgrana, el Barça hizo en 1937 una gira por América, en México y en Estados Unidos. Algunos de los futbolistas ya no volverían a Barcelona. El equipo fue recibido en México como un auténtico embajador de la democracia y la libertad. Aparte del prestigio alcanzado en defender los valores republicanos, el Club obtuvo unos beneficios económicos de la gira de 461.799,10 pesetas, una cantidad que fue ingresada en un banco de París en octubre de 1937. Posteriormente, ese dinero servir para enjugar el déficit que se padecía desde hacía tiempo, al tiempo fueron la base financiera para volver a encender la Entidad una vez terminado el conflicto bélico en 1939 con la victoria del fascismo.