fcb.portal.reset.password

El meritorio empate del Mérignac en la pista del Porto, en la primera jornada de la Liga Europea, llamó la atención y sirve para poner en alerta al Barça Lassa: "Empatar en la pista del Porto no es un resultado esperado, pero es un equipo muy trabajado", ha explicado Ricard Muñoz sobre un Mérignac "muy fuerte, intenso y cómodo en su pista". "Es un test de máxima exigencia en Europa para seguir sumando", ha añadido.

Ante los medios de comunicación, el técnico azulgrana ha destacado la importancia del factor domicilio: "Es una pista poco habitual, por las dimensiones y porque no tiene vallas detrás de la portería". En el mismo sentido se ha pronunciado Sergi Fernández: "No hay nadie del equipo que haya jugado allí, hemos visto vídeos y sabemos que el final de la pista se acaba con una pared y que el pavimento es sintético". Es por todo ello que el equipo se entrenará el viernes por la tarde y el sábado por la mañana en el pabellón de Mérignac (ciudad adyacente a Burdeos).

El portero azulgrana ha comentado que el partido se afronta "con muchas ganas" porque "es un partido clave en el grupo B" y porque ganar "nos daría, de forma momentánea, esta primera posición que tanto buscamos". Sobre los peligros del conjunto francés, Fernández ha indicado que se trata de "un equipo físico, que corre mucho, que es pateador y que tiene gente joven que sube con mucha calidad". "Debemos ser nosotros mismos, poner un ritmo alto de partido y que ellos estén incómodos", ha finalizado.

Volver arriba