fcb.portal.reset.password

Marc Julià podría tener opciones de jugar algunos minutos como en el partido de ida, donde hasta marcó / FOTO: Archivo - FCB

El FC Barcelona disputa esta noche (21.00 horas / Barça TV) el último partido de la última jornada de la fase regular del grupo A de la Liga Europea. Los azulgranas, líderes con un punto de ventaja sobre Igualada, esperan cerrar esta noche ante el HC Quevert su clasificación como primeros, hecho les otorgaría la ventaja de pista en el cruce de cuartos de final. El rival será el Valdagno italiano o el Liceo, aunque los gallegos son ahora mismo los que tienen más números.

Cómo llega el FC Barcelona

Sólo una baja tiene el equipo de Ricard Muñoz. Se trata de la ya conocida de Pablo Álvarez. El argentino, recordemos, cayó lesionado en los cuartos de final de la pasada edición de la Copa del Rey ante el Igualada, y pese a jugar infiltrado ante el CE Vendrell, tuvo que detenerse y comenzar un tratamiento conservador con un único objetivo: restablecer su hombro para poder jugar el enfrentamiento de cuartos de final de la Liga Europea.

Ricard Muñoz, sin embargo, avisa de que los equipos con poca presión son siempre más peligrosos: "Cuando un equipo no tiene esa presión de continuar es cuando saca lo mejor de sí. Tenemos que estar muy concienciados, como si fuera una final."

Deportivamente hablando, el nuevo entrenador ha introducido alguna variante en los entrenamientos y se está trabajando bastante y con mucha intensidad. Los jugadores, ayer Sergi Miras lo admitía, son plenamente conscientes de que el encuentro contra el Quevert francés es vital: "Tenemos que jugar con mucha intensidad e intentar marcharse en el marcador cuando poder para conseguir la primera plaza del grupo para poder tener la vuelta de cuartos en el Palau con nuestra afición."

El rival

El conjunto francés ha sido una de las sorpresas de la competición. El hockey rodado del país vecino ha dado un paso adelante hacia el profesionalismo y se ha hecho con jugadores que jugaban en la OK Liga. Esto les ha hecho más fuertes y competitivos. Fue el ejemplo del Quevert en la primera jornada de la Liga Europea. Su victoria en la complicada pista del Candelária fue un aviso para todos.

El 24 de noviembre pasado, el FC Barcelona visitó la bonita localidad de Quevert para enfrentarse al equipo local. Para ellos fue una auténtica fiesta recibir un equipazo como el Barça, pero acabaron perdiendo 2-5 en un partido dominado de principio a fin por los hombres de Gaby Cairo, entonces todavía primer entrenador del conjunto barcelonista.

En el equipo francés, fundado en 1987 y entrenado por Stéphane Liscoët, destaca un bloque de jugadores franceses, la mayoría internacionales y la presencia de un catalán, Tomás, y de un argentino, Burgoa.

Volver arriba