fcb.portal.reset.password

Imagen del último Barça-Noia jugado en el Palau (Foto: Archivo - FCB)

Un Barça-Noia siempre es un partido atractivo. Quizás no llega a los niveles de un Barça-Liceo o un Barça-Reus, pero también es todo un clásico de la Liga doméstica. Los de Ferran López, además, suelen ser un equipo atrevido, sin complejos ante los grandes y aquí encontramos el porqué de su buena temporada, que ya no es ninguna sorpresa.

Cómo llega el FC Barcelona

El conjunto que entrena Gaby Cairo aspira a seguir sumando triunfos en el Palau, donde hasta ahora sólo ha cedido un empate en competición europea -Candelaria (2-2) - y se está mostrando inexpugnable. Tras el importante triunfo en Riazor (4-6) y el golpe de efecto que esto supuso en la OK Liga, los barcelonistas aspiran a cerrar esta primera vuelta con un nuevo triunfo ante un Noia que siempre complica las cosas.

El estado físico de los hombres de Cairo es uno de los temas a tener en cuenta. Nada grave, pero sí pequeñas molestias, que se arrastran a lo largo de toda la temporada. Lo más importante, sin embargo, es que éstas no les impiden estar a disposición del técnico argentino si éste lo considera oportuno. El partido comienza a las 20.00 horas y la plantilla barcelonista espera una buena entrada en el Palau Blaugrana dado que el equipo de fútbol juega a las 22.00 en el Camp Nou ante la Real Sociedad.

El rival

El Noia Freixenet es el tercer clasificado con 24 puntos. Los de Sant Sadurní, además, son un conjunto muy solvente lejos del Ateneu, ya que sólo han perdido un partido. Por lo tanto, habrá que tener cuidado y que el Palau genere un buen ambiente para superar a un rival complicado.

Toni Seró es su máximo goleador en la liga doméstica con 10 goles. Le siguen Aleix Esteller con 8 y el veterano Francesc Bargalló, con 7. Ferran López ha conseguido juntar una mezcla de veteranía y juventud que les está dando buenos resultados, pese a que esta noche tendrán el reto más difícil, ya que se las tendrán con el líder intratable de la OK Liga.


Volver arriba