fcb.portal.reset.password

Marc Torra a su llegada a Lodi / FOTO: FCB

Si a un jugador de hockey le falla una rueda pide el cambio inmediatamente y los mecánicos del equipo se ponen el mono de trabajo y la cambian en pocos minutos. No ha sido el caso, sin embargo, de la rueda delantera del avión de vueling con que volaba el FC Barcelona de hockey patines.

Los jugadores, cuerpo técnico y staff han sido, como el resto del pasaje, 50 minutos parados dentro de un avión que tenía prevista la salida prevista para las 18.25 horas. Al final, el avión, con la rueda delantera cambiada-estaba en mal estado y el capitán había advertido que sólo los ocuparía 15 minutos cambiarla-ha despegado. Una hora y cuarto más tarde, el aeroplano tomaba tierra del Aeropuerto de Milán Malpenza.

Una horita más de autocar y mucha hambre

Llegados a Milán, el Barça se ha dirigido al autocar que lo llevaría hacia el hotel de concentración. 92 Km. de carretera, por fortuna la mayoría autopista, que los ha llevado hacia Lodi. Allí, los jugadores se han dirigido a las habitaciones, se han cambiado -iban todos con el traje oficial- y han bajado rápidamente a cenar, ya que estaban realmente hambrientos, después de haber hecho un pequeño bocado en Barcelona.

Volver arriba