Los jugadores del Barça levantan los brazos en señal de victoria, el día del partido contra el Reus

Los jugadores del Barça, el día del partido contra el Reus / FOTO: GERMAN PARGA

Los azulgranas recuperaron el dominio en la Liga después de firmar unos números espectaculares: 27 victorias, un empate y sólo dos derrotas son el balance de los de Ricard Muñoz en la competición de la regularidad. Además, el Barça llegó a 207 goles marcados en la OK Liga, un hito histórico, y fue el conjunto menos goleado, con 66 goles encajados. A falta de cuatro jornadas para el final, los azulgranas se proclamarían matemáticamente campeones de Liga 2013/14.

Los de Ricard Muñoz iniciarían la Liga como un trueno, con ocho victorias consecutivas y una media de más de siete goles por partido. Después de empatar en la siempre difícil pista del Noia Freixenet en la novena jornada (1-1), el equipo encadenaría 10 triunfos más. Ningún rival pudo mantener esta regularidad y el Barça encabezaría la clasificación con un buen colchón de puntos. Las victorias en la pista del Reus Deportiu (2-7) y el Palau, contra el Coinasa Liceo (4-2), hacían presagiar un buen desenlace.

La 25ª Liga para el hockey patines azulgrana

La segunda vuelta fue casi igual que la primera, ya que los azulgranas hicieron gala de una gran regularidad. Los de Ricard Muñoz mantendrían el nivel competitivo, fuera cual fuera el rival y, tras superar al Reus Deportiu en el Palau (8-4), en la 26ª jornada ya consiguieron la 25ª Liga de la historia de la sección. En los últimos años se ha hecho patente la igualdad entre equipos como el Coinasa Liceo, el Reus Deportiu, el Vic y el Moritz Vendrell, pero esta vez el Barça no dejaría margen para el error.

Es la primera OK Liga de Ricard Muñoz como máximo responsable del hockey patines azulgrana y también será recordada por un nombre propio: Pablo Álvarez. El delantero argentino del Barça se convertiría en el Pichichi más goleador de la historia de la OK Liga, con 56 goles marcados esta temporada.