Los jugadores del Barça, con la copa, celebran la Liga Europea con la afición / FOTO: GERMAN PARGA

Los jugadores del Barça celebran la Liga Europea con la afición / FOTO: GERMAN PARGA

El hockey patines azulgrana ha vivido un curso 2013/14 lleno de éxitos, que ha culminado con el decimocuarto doblete de la historia de la sección, la más laureada del club. Después de una campaña 2012/13 convulsa y dura, los de Ricard Muñoz han trabajado intensamente para ganar tres de los cuatro títulos en juego (sólo se escapó la Copa del Rey en la final). La Liga Europea, la OK Liga y la Supercopa de España son el botín de un conjunto que ha vuelto a saborear la gloria.

Los de Ricard Muñoz, con los refuerzos de Raúl Marín y Matías Pascual y el retorno de Xavi Barroso tras un año cedido en el Moritz Vendrell, comenzarían la temporada con buen pie, ya que alcanzarían la Supercopa de España tras superar al Reus Deportiu a la final en una vibrante tanda de penaltis.

En la Liga el dominio ha sido casi incontestable. Con un balance de 27 victorias, un empate y sólo dos derrotas, los azulgranas marcarían diferencias desde el principio y mantendrían un cómodo colchón de puntos gracias a su gran regularidad. El Barça ha establecido un nuevo récord de goles marcados en la OK Liga (207) y lo cierto es que no ha dado opción a sus rivales. El Coinasa Liceo, segundo clasificado, ha quedado a 10 puntos de los de Muñoz y el Vic, tercero, a 21.

La Copa del Rey sería la única asignatura pendiente para el próximo curso. Tras superar el ICG Software Lleida en los cuartos de final y el Vic, en semifinales, el conjunto azulgrana caería en la final ante el Moritz Vendrell, equipo que revalidaría el título. Aquel tropiezo, lejos de hundir el grupo, sería la primera piedra para la consecución de la vigésima Liga Europea.

Desde 2010 que no se conseguía la corona europea, el título más preciado. Demasiados años para una sección acostumbrada a ganar. El Barça se clasificaría para una nueva Final Four y el Club apostó fuerte para organizarla en el Palau. El equipo eliminaría el Benfica, vigente campeón, en las semifinales, y 4.756 espectadores vibraron con el triunfo del Barça en la final contra el Oporto. Europa volvía a ser azulgrana.

Una cosecha de éxitos que se traducirán en más competiciones de cara al curso 2014/15. El Barça ha ganado a pulso el derecho a disputar la Copa Continental y la Copa Intercontinental. Además, los buenos resultados conllevaron a la renovación de Ricardo Muñoz hasta junio de 2017. Será él quien continúe dirigiendo un equipo que mantiene el hambre de títulos.