null

Los jugadores del Barça celebran la Supercopa de España sobre la pista / VÍCTOR SALGADO - FCB

El primer título oficial de la temporada se disputó a principios de septiembre, con los equipos recién preparados y con mucho trabajo aún por hacer. Aún así, los azulgranas se presentaron a una nueva edición de la Supercopa, con formato de Final Four, con las mismas ganas de siempre. En las semifinales, y contra el anfitrión, superaron al Reus Deportiu por un ajustado 3-2 final, aunque a seis minutos para el final del partido el marcador era de 1-1. Panadero hizo el segundo, Álvarez el tercero y el partido se rompió, aunque Marc Coy puso emoción con el 3-2.

Una vez en la final, y contra el todopoderoso Liceo, el Barça sudó para superar a uno de los mejores equipos de Europa. Venció con un gol de Pablo Álvarez en la prórroga, el 5-4, pero el partido fue de muchos quilates y con un Liceo que se adelantó en dos ocasiones en el marcador. A falta de diez minutos Jordi Bargalló situó el 3-4 en el marcador, Pablo Álvarez empató el último suspiro con el 4-4 y en la prórroga, el mismo delantero argentino certificó el primer título de la temporada con el 5-4 definitivo que significó la cuarta Supercopa de España consecutiva y la de la historia de la sección.