null

Expectació a Igualada. FOTO: ÀLEX CAPARRÓS-FCB.

El Barça de hockey patines se quedó a las puertas de revalidar el título de Liga. Después de un inicio irregular, en el que llegó a estar a ocho puntos del Liceo por culpa de derrotas inesperadas, se plantó a la última jornada a sólo un punto del Liceo. Necesitaba un tropiezo gallego en Lleida. Un gol 'in extremis' de Lamas sentenciaría la Liga 2012/13.

El punto de inflexión

El cambio de rumbo azulgrana en la Liga se produce en la jornada 16, con la derrota en el Palau contra el Lleida (5-6). A continuación, el equipo vencería todos los partidos restantes. Es decir, catorce, once de los cuales ya con Ricard Muñoz en el banquillo. Con él, el Barça ganaría en solidez y, gracias a triunfos como el 4-2 sobre el propio Liceo, llegaría a la última jornada tan sólo un punto por debajo del líder.

Final de infarto y amargo

Para ser campeón, el conjunto culé tenía que sumar un punto más que el rival directo por el título, que jugaba en Lleida. Los de Ricard Muñoz hicieron el trabajo y se impusieron por 1-3 en Igualada. En las postrimerías del encuentro, todas las miradas estaban focalizadas en el otro partido. A falta de tres minutos el Liceo empataba a tres, pero un gol agónico de Lamas terminó con las esperanzas del Barça, que acabó la temporada con un sabor agridulce.