El Barça de hockey celebra la Liga Europea / FOTO: GERMAN PARGA

El Barça de hockey celebra la Liga Europea / FOTO: GERMAN PARGA

Aitor Egurrola tendría el honor de levantar su novena Copa de Europa, la primera como capitán. Lo hizo en el Palau, ante la alegría de 4.756 espectadores, después de superar al Oporto en la gran final (3-1). El éxito europeo fue la guinda del pastel a una temporada de ensueño. Los de Ricard Muñoz firmaron un gran papel en la máxima competición continental y recuperaron la corona europea después de tres años sin conseguirlo.

Los azulgranas cerraron la primera fase como líderes del Grupo D. El Herringen alemán y el Viareggio italiano no pudieron hacer nada ante la superioridad del Barça, pero el Oporto sí llamó la atención a los de Muñoz. Los azulgranas perdieron en Portugal (6-2) pero fueron capaces de resarcirse en un magnífico duelo contra los portugueses en el Palau, en la última jornada de esta fase de grupos (7-0).

La Final Four soñada

La eliminatoria de cuartos de final emparejó al Barça con el Valongo portugués, un rival desconocido para el gran público pero con mucho potencial. Los de Ricard Muñoz encarrilaron la clasificación en la ida (2-3) y la sentenciarían en el Palau (7-1), la sede de la futura Final Four.

El fin de semana del 3 y 4 de mayo de 2013 fue histórico. El Barça, el Benfica, el Oporto y el Moritz Vendrell lucharían por proclamarse campeones de Europa en Barcelona. Los azulgranas se deshicieron del Benfica, vigente campeón, en las semifinales (3-2) y se volvieron a topar con el Oporto en la final. Las dianas de Marc Torra (2) y Xavi Barroso hicieron inútil el gol de Hélder Nunes y el hockey patines azulgrana volvería a ser el rey de Europa. La 20ª Liga Europea de la historia de la sección era una realidad.