null

Egurolla y Ricard Muñoz, llegando a Barcelona con la Liga Europea / VÍCTOR SALGADO-FCB

El Barça de hockey patines logró el curso 2014/15 la 21ª Liga Europea de la sección, la segunda consecutiva para los hombres de Ricard Muñoz. Fue el cuarto título de una temporada muy exitosa. Si sólo hablamos en clave de la Liga Europea, los catalanes no perdieron en ningún partido y su balance fue de 9 victorias -seguidas- y de un empate en el primer partido de la competición continental en el Palau Blaugrana.

Liguilla impecable

El Barça comenzó el nuevo curso europeo con un empate a 1 en el Palau contra el Benfica portugués, uno de los equipos más fuertes de la competición. En el segundo partido europeo el Barça viajó a Quévert y se llevó el triunfo por un contundente 0-7, mientras que en el tercer partido de la Liga Regular, contra el Bassano, los de Muñoz se impusieron por 3-6, el mismo resultado obtenido en Barcelona, pero a la inversa (6-3). En la quinta jornada de la primera fase tocaba visitar Lisboa para jugarse el primer lugar con el Benfica. El resultado fue muy positivo con el 1-3 conseguido y se cerró la Liguilla con un triunfo por 9-2 contra el Quévert.

Contundentes en los cuartos

En los cuartos de final el rival era el Valdagno italiano, que había quedado segundo en un grupo muy complicado y que era muy peligroso a nivel ofensivo. Pero en el primer partido en el Palalido de Valdagno los azulgranas se adelantaron con dos goles de Gual en los primeros minutos y vencieron por 2-6. En Barcelona, a la vuelta, los catalanes ganaron por 8-5 y se clasificaron para la Final Four, que se disputaría en Bassano aunque el anfitrión era el Hockey Breganze.

F4 con color azulgrana

Y a primeros de mayo llegó la Final Four y una nueva oportunidad de conseguir el título. El Barça, el Breganze italiano, el Vic y el Porto eran los cuatro mejores equipos de la temporada y tenían que enfrentarse entre ellos para conseguir la Liga Europea. El Vic superó el Porto en la primera semifinal, con sufrimiento, y el Barça fue muy contundente contra el Breganze con una victoria por 5-1. En la final catalana, aunque el Barça se situó 4-1, el Vic no lo puso nada fácil con el 4-3 final pero la Liga Europea volvía a tener color azulgrana y, como en el 2007, el Barça se proclamaba campeón al PalaSind de Bassano, que presentó un gran ambiente con más de 3.000 espectadores