null

El pasillo de los campeones de la OK Liga, en la pista del CP Vic / VÍCTOR SALGADO - FCB

La 26ª Liga de la sección de hockey patines será recordada por el récord de puntos. Y es que los hombres de Ricard Muñoz consiguieron 28 victorias, empataron un partido y sólo perdieron otro. Esto supuso sumar un total de 85 puntos y superar el anterior gran registro que también era del Barça, como eran los 83 puntos logrados el curso 2004/05 y 2006/07 con Figueroa y Paüls en el banquillo. Fue una Liga, a pesar de la gran puntuación final, muy competida y que no se decidió hasta la jornada 27, cuando el Barça superó al Liceo en el Palau por 7-4 y en la jornada siguiente el equipo gallego cayó en casa contra el Reus y esto supuso el título para los azulgranas.

La Liga, en el autobús

Una de las anécdotas de la Liga fue que los azulgranas se proclamaron campeones durante su viaje hacia Vic, donde debían jugar un sábado por la tarde. Su máximo rival y perseguidor, el Liceo, disputó antes su partido ya medio camino, los azulgranas se enteraron de que los gallegos habían caído 4-5 contra el Reus y eso les proclamaba campeones. Aitor Egurrola reconocía que nunca había ganado ninguna de las 15 Ligas mientras viajaba hacia un partido y el autobus de ida hacia Vic fue, durante unos minutos, una fiesta. La euforia se tuvo que controlar para que al cabo de una hora el CP Vic esperaba para disputar un partido en el que los azulgranas se impusieron por 1-3.

Trayectoria inmaculada

Las once primeras jornadas del Barça en la Liga se contaron por victorias. Con 33 puntos tocaba viajar a La Coruña, donde esperaba el Liceo. En el partido en Riazor los azulgranas sufrieron de lo lindo y consiguieron un punto vital con un gol de falta directa de Raúl Marín a falta de seis segundos para terminar. En ese momento el punto era más que valioso. Con el paso de las jornadas, vital. Y es que hasta la jornada 19, en la pista del Voltregà, el Barça no conoció la derrota. Fue por 1-0 y en un partido en el que los azulgranas sufrieron. Pero aprendieron de la derrota, ya que desde aquel partido y hasta el final de Liga, ganaron los 11 partidos que quedaban, igualando la mejor racha de la temporada. El Liceo no pudo seguir el ritmo, el cuerpo a cuerpo, con los azulgranas, y el título se tiñó de color azulgrana por segunda temporada consecutiva y con un récord para la historia de 85 puntos.