fcb.portal.reset.password

Jordi Torras celebra el gol del empate / FOTO: VÍCTOR SALGADO-FCB

Jordi Torras sacó la varita mágica en Santa Coloma. Con el partido prácticamente perdido a un minuto para el final, el '3' azulgrana recibió un balón a un lado del área, dejó sentado al portero Dídac con un sublime sombrero y remató la jugada con un cabezazo que suponía el 2-2. Treinta segundos más tarde el Barça Alusport hacía el 2-3 definitivo.

A pesar de la obra de arte, Torras se mostró autocrítico al final del encuentro: "El primer gol que encajamos es un error mío que no puede pasar. Es por exceso de confianza". Su golazo final sirvió de compensación. Es para verlo repetido una y otra vez.

Volver arriba