fcb.portal.reset.password

El Barça Alusport, campeón de la UEFA Futsal Cup / FOTO: ÁLEX CAPARRÓS - FCB

El próximo martes hará dos años que el Barça Alusport ganó la primera UEFA Futsal Cup de su historia. Fue un 29 de abril en Lleida cuando el Barça levantó el máximo título europeo de clubes. Casualmente, los azulgranas se volverán a enfrentar contra el mismo rival para intentar conseguir la segunda, el Dynamo de Moscú.

Gran inicio

La mayoría de los jugadores que jugaron aquella final todavía están en el primer equipo. Todos tienen recuerdos imborrables de cómo fue aquel partido. "Recuerdo que marcamos muy pronto gracias a Wilde" recuerda Torras. De hecho, antes de llegar al segundo minuto de juego Wilde abrió el marcador tras una jugada ensayada a pase de Torras. A pesar de tener más ocasiones para hacer más goles, el marcador no se movió durante los primeros veinte minutos y ambos equipos se fueron al vestuario.

La vuelta del vestuario imparable

En la reanudación, el Barça Alusport volvió a salir muy fuerte y consiguió su objetivo de ampliar las diferencias. Esta vez fue Lin quien hizo el 0-2 en el marcador tras recibir un pase de Wilde e hizo el segundo gol azulgrana. "Recuerdo que el Wilde me pasó la pelota" rememora Lin "y chuté a portería. El balón pasó por debajo de las piernas de Popov poco a poco y por un momento pensé que no entraría". Afortunadamente la pelota sí entró y permitió que los de Marc Carmona cogieran más tranquilidad en su juego.

Els rusos no se rinden

Pero los rusos no se dieron por satisfechos con este resultado. Jugaron con el portero-jugador y metieron en problemas a la defensa culé. "Antes de que encaixéssim el gol" comenta Paco Sedano, portero titular en aquel partido, "estuvimos a punto de hacer el 0-3 con Sergio y Wilde pero no pudo ser y ellos nos recortaron el marcador". A partir de ese momento, los segundos iban muy despacio para los azulgranas, mientras que para los rusos el tiempo pasaba demasiado rápido.

La apoteosis

Y cuando quedaban dos minutos para acabar el partido, Ari Santos no dejó que una pelota se escapara por la línea de banda y cedió el esférico a Jordi Torras quien marcó a puerta vacía y certificó la primera Copa de Europa de la sección de fútbol sala. "Cuando marcamos el tercer gol, sabía que no se podía escapar el título" certifica el ahora capitán Torras. "Toda la gente que nos animaba desde las gradas se merecían el último esfuerzo para rematar el trabajo" añade el capitán.

Los recuerdos son recuerdos y la historia de aquel día de hace dos años está muy presente dentro del vestuario azulgrana. Pero cuando esta tarde los jugadores salgan a la pista, nadie pensará en aquella primera UEFA Futsal Cup de Lleida. Sólo tendrán en mente el hecho de levantar la segunda y llevarla de vuelta a Barcelona y que los aficionados culés puedan disfrutar para siempre como hacen cada vez que visitan el Museo al observar el trofeo que se ganó ahora hace dos años.

Volver arriba