Wilde, en una acción del partido de ida de las semifinales contra ElPozo de MUrcia / FOTO: VICTOR SALGADO

Wilde, en una acción del partido de ida de las semifinales / FOTO: VICTOR SALGADO

Sólo una acción separó al Barça de luchar por volver a levantar el título de campeón de la Liga Nacional de Fútbol Sala. Un gol del jugador de ElPozo Murcia Raúl Campos, que hizo que el equipo azulgrana dijera adiós en las semifinales, en el último partido de la serie. Un golpe muy duro, ya que, de este modo, los de Marc Carmona quedaron a las puertas de disputar la final e intentar proclamarse campeones por cuarta vez consecutiva.

Su verdugo en las semifinales fue el mismo equipo que los había sacado de la segunda posición en la Liga regular. Así, el Barça Alusport quedó tercero, con 68 puntos. En 28 jornadas, los de Carmona ganaron 21 partidos y empataron cinco. Aunque sólo perdieron dos -contra Marfil y ElPozo-, marcaron 115 goles y encajaron 46 tantos, el Barça no pudo hacer sombra al Inter Movistar, campeón con 76 puntos.

Un inicio dubitativo condena al Barça

A pesar de empezar la Liga goleando al Gran Canaria (1-4) y al Jaén (5-0) y remontando un 2-1 contra el Marfil a 65 segundos para el final (2-3), los empates contra el Inter (2-2), el Santiago Futsal (2-2), el Peñíscola (3-3) y el Burela (2-2) fueron decisivos para evitar que el Barça acabara luchando por la primera posición. De hecho, después de todos estos empates, los catalanes ya se habían alejado del liderato, en ese momento de ElPozo de Murcia, a 6 puntos.

Pero el Barça Alusport no se dio por vencido y superó al líder, invicto hasta el momento, para recortar distancias en la clasificación (2-1). Una victoria que dio esperanzas. Los resultados continuaron llegando y, antes de la Elite Round, y contando la victoria contra ElPozo, el equipo azulgrana consiguió cinco victorias consecutivas. Unos triunfos que lo colocaban a 3 puntos del Inter, ahora ya el líder.

La clasificación para la Final Four de la UEFA Futsal Cup tampoco descentró al Barça Alusport, ya que siguió sumando. Pero el empate y las cinco victorias logradas después de la Elite Round, una de ellas contra el Inter Movistar en la jornada 18 (5-3), fue truncada por el Marfil Santa Coloma, en el derbi catalán de la segunda vuelta. Un estelar Dani Salgado, con cuatro goles, remontó el partido y alejó al Barça, definitivamente, de la primera posición. Y es que el Inter ya tenía 8 puntos de ventaja. Al final, la derrota contra ElPozo dejó al Barça tercero.

El play-off termina en las semifinales

Pero después de tres títulos azulgrana consecutivos, este año el campeonato cambiaría de manos. El play-off empezó muy bien, ya que en cuartos de final el Barça eliminó al Montesinos Jumilla por la vía rápida. De hecho, ganó los dos partidos: el primero, más sufrido, a domicilio por 3-5 y el segundo, con goleada incluida en el Palau, por 9-2.

Sin embargo, en las semifinales, el rival no fue tan fácil y ElPozo Murcia acabó con las aspiraciones azulgranas. El Barça goleó en el primer partido de la serie (4-1), gracias a las dianas de Fernandao, Torras y Wilde, que hizo dos goles, pero ElPozo Murcia aún no había dicho la última palabra. Así, logró empatar la eliminatoria, tras vencer a los de Marc Carmona por 2-0 en Murcia, y clasificarse para la final en el tercer y definitivo enfrentamiento. El equilibrio fue una constante durante todo el encuentro pero, en una acción de estrategia, un gran gol de Campos decidió. Un golpe muy duro para los azulgranas y un castigo severo, ya que, a pesar de intentarlo, no lograron revertir la situación. La lucha por el título había terminado.