fcb.portal.reset.password

El Barça Lassa salió del Sparkassen Arena de Kiel con dos goles de desventaja (28-26) en la ida de la eliminatoria de cuartos de final de la VELUX EHF Champions League, y con una sensación de impotencia ante la agresividad del conjunto local favorecida por el criterio arbitral. Así lo explicaba el técnico, Xavi Pascual, al terminar el partido: "No puede ser que el rival pegue durante todo el partido y acabemos con las mismas exclusiones". En este sentido, Pascual añadió que "no es la primera vez que pasa, los árbitros nos han faltado al respeto; las imágenes son clarísimas".

El técnico azulgrana valoró, resignado, el marcador de dos goles de diferencia alabando la actitud de sus jugadores sobre la pista alemana: "Hemos perdido y nosotros no queremos perder nunca, pero el equipo ha hecho todo y más; con un arbitraje así lo normal es que hubiéramos perdido de 10 goles". Por último, el técnico aseguró que "defensivamente el equipo ha estado mejor en la segunda parte, pero hemos estado muy limitados en acciones ofensivas".

Después del partido también hablaron Víctor Tomás y Gonzalo Pérez de Vargas, que reapareció en la segunda parte. El capitán, que no quiso valorar en profundidad la actuación arbitral en un momento "caliente", dijo: "Me parece increíble que sus dos centrales defensivos terminen el partido; son jugadores que juegan así y sabíamos que pasaría, pero los árbitros también deben preparar los partidos". El portero también se mostró crítico: "Han convertido un partido de balonmano en lucha libre; hemos aprendido la lección y nos vamos, aunque enfadados, con la sensación de que podría haber sido peor". Una vez superada la ida, Gonzalo ya pensó más allá: "En el Palau tendremos un nivel de intensidad igual o más alto que en Kiel; intentaremos dar la vuelta a la eliminatoria para ir a la Final Four".


Volver arriba