fcb.portal.reset.password

Hace unos días el Barça Lassa perdía en el Sparkassen Arena de Kiel por dos goles de diferencia (28-26) en el partido de ida de los cuartos de final de la VELUX EHF Champions League, y convertía la vuelta en un partido de aquellos en los que el Palau Blaugrana tiene que jugar un papel clave. Los azulgrana reciben este sábado (18.30 horas, Esport3) al THW Kiel de Alfred Gislason, y antes recordamos algunas de las remontadas históricas en el feudo culé.

Hemos seleccionado cinco de los partidos más recordados del Barça de balonmano en competiciones europeas teniendo que voltear resultados adversos. En el primero nos remontamos a la década de los 80. En 1985, en la final de la Recopa, el Barça perdió de siete goles en la pista del CSKA de Moscú, y en el Palau igualó la victoria (+7) con un fly de Sagalés en el último segundo para proclamarse campeón. En la década de los 90 hubo dos grandes remontadas. En el curso 1997/98, contra el Veszprem, el Barça ganó de cinco goles y por el goal average se clasificó para las semifinales. Dos temporadas después los culés jugaban la final contra el Kiel. En Alemania perdieron de tres goles y los cinco goles de margen de la vuelta les convirtió en campeones de Europa.

Buenos recuerdos cercanos

En temporadas más recientes, nos trasladamos a los cuartos de final del curso 2012/13. Contra el Atlético de Madrid, el Barça perdió de cinco en Madrid y luego remontó ganando de ocho goles para estar en la Final Four. Una temporada después, el rival en los cuartos era el Rhein-Neckar Löwen. En Alemania se perdió de siete, y de nuevo el goal average en la vuelta del Palau clasificó al Barça Lassa.

Son partidos que demuestran que la magia del Palau Blaugrana puede con cualquier traba. Después del partido en Kiel, Xavi Pascual pidió que el pabellón azulgrana fuera "una caldera" para empujar al equipo hacia la Final Four de Colonia y contrarrestar la calidad y la agresividad del THW Kiel. Una victoria por más de dos goles separa al Barça Lassa de la cita final, y la afición tiene mucho que decir. ¡No faltes al Palau!

Volver arriba