fcb.portal.reset.password

Ariño, en una acción en el Palau/ ARIXU - FCB

El duelo entre Kielce y el Barça, que ya se enfrentaron el año pasado en una espectacular semifinal, ha tenido un desenlace no apto para cardiacos. Y es que Noddesbo ha empatado el encuentro sobre la bocina, gracias a una jugada de estrategia nacida de la pizarra de Xavi Pascual.

El partido ha sido de altos vuelos, con un ritmo frenético y con constantes alternativas en el marcador, en el que los ataques se han impuesto siempre a las defensas.

El Barça ha marcado el ritmo al inicio, estableciendo diferencias gracias a un inspirado Gurbindo, autor de tres goles en los primeros minutos. A partir de entonces, el conjunto azulgrana ha administrado diferencias en torno a los tres goles, manejando una máxima de cuatro en el minuto 10. Pero el Kielce ha reaccionado a mediados de la primera parte, encadenado un parcial de 3 a 0 para establecer el empate a 11 en el luminoso.

Ha replicado el Barça, que ha vuelto a apretar el acelerador y, mediante un buen juego coral, ha desarbolado la defensa 6-0 del conjunto polaco hasta volver a situar la diferencia en tres goles. Al descanso se ha llegado con 14-17.

La segunda parte ha empezado con la misma tónica que la primera: el Barça golpeando y dominando, y el Kielce padeciendo. Victor Tomás ha cogido el testigo de Gurbindo y ha anotado dos goles consecutivos que han devuelto la máxima diferencia en favor de los azulgrana: 15-19.

Pero el Kielce, espoleado por un pabellón lleno hasta la bandera, ha incrementado la intensidad defensiva y la efectividad en ataque hasta situar el empate a 21 en el minuto 16. Con el conjunto polaco desatado ha emergido la figura de Saric, que ha evitado una mayor brecha en el marcador.

A partir de entonces la igualdad ha reinado en el luminoso. Ningún equipo ha conseguido un parcial a favor que decantase la balanza, y todo se ha decidido en unos minutos finales de infarto.

El mayor acierto del Kielce en momentos clave ha provocado que conjunto polaco acariciase la victoria, situándose dos tantos por encima a falta de menos de un minuto para el final. Pero la fe de un equipo ganador se mide en situaciones límite. Cuando la derrota parecía segura,  Jicha ha conectado con Noddesbo, que ha marcado a placer para establecer el definitivo empate a 30.   

Volver arriba