fcb.portal.reset.password

Los jugadores, con la Liga de Campeones / GERMÁN PARGA-FCB

El fin de semana en clave culé no podía acabar mejor. El FC Barcelona de balonmano se ha proclamado campeón de Europa en Colonia al deshacerse del Veszprem húngaro por 28-23. La novena Copa de Europa de la historia de la sección ha llegado gracias a una enorme demostración defensiva de los hombres de Xavi Pascual, que han comandado el partido durante sus 60 minutos.

Un muro en defensa

El comienzo de la final se ha parecido bastante al de la semifinal. A pesar de sufrir una primera desventaja en el marcador el FC Barcelona rápidamente se ha puesto por delante. Basado en una defensa infranqueable y en un Saric inmenso, el conjunto de Xavi Pascual ha logrado las primeras ventajas gracias al desequilibrio de Karabatic, los goles de Sigurdsson y las apariciones de Entrerríos, Gurbindo, Noddesbo y compañía. Sumaban todos en un Barça que ha arrancado a un muy buen tono la cita más decisiva del año.

Al Veszprem le mantenía con vida el ex azulgrana Laszlo Nagy. Sus cuatro goles han liderado a un conjunto que ha sufrido mucho para poder tumbar a Saric. El mejor parcial de los húngaros en todo el primer tiempo ha sido un 0-2 que ha hecho pasar el marcador del 9-6 el 9-8. La respuesta azulgrana ha sido fulminante: parcial de 5-2 para irse a vestuarios con la máxima diferencia culé (14-10). La clave de todo ello: haber encajado únicamente 10 goles.

Sufrir para triunfar

En el primer tiempo se había logrado una buena ventaja. Ahora faltaba lo más difícil: conservarla. El equipo ha seguido picando piedra en defensa para que al Veszprem se le hiciera una montaña cada uno de sus ataques. Al otro lado del campo de nada servía la alternancia entre Mikler y Alilovic bajo palos. Karabatic seguía imponiendo su ley y el equipo ha establecido una nueva máxima diferencia con un nuevo gol de Gurbindo (18-13).

Pero no puede haber final de Champions sin susto. El Veszprem ha firmado su mejor parcial para colocarse a sólo dos goles del FC Barcelona (19-17). Se ha entrado entonces en la fase más descontrolada del partido. Una serie de faltas en ataque y contragolpes sin goles han hecho enloquecer el encuentro. Un gol de Sigurdsson ha servido para recuperar la tranquilidad y, de paso, cortar una racha negativa de más de cinco minutos sin marcar.

El tanto ha supuesto un importante golpe psicológico para el Veszprem, que había desaprovechado la oportunidad de ponerse a un gol y ahora volvía a verse tres por detrás. Las diferencias han aumentado hasta los cinco y seis goles en un tramo final de partido en el que no ha habido margen para más sufrimiento. ¡La Champions era azulgrana!

LA FICHA

FC Barcelona, 28
MBK Veszprem, 23

FC Barcelona: Saric, Sigurdsson (6), Tomàs (5), Sorhaindo, Entrerríos (4), Karabatic (6), Viran (siete inicial), Lazarov, Gurbindo (3), Noddesbo (3), Sarmiento (1)

MBK Veszprem: Alilovic, Ivancsik (1), Ilic (5), Chema, Nagy (8), Sulic (2), Marguc (2) (siete inicial), Schuch, Terzic, Zeitz, Gulyas (2), Lekai (1), Nilsson (2)

Parciales cada cinco minutos: 1-2, 5-4, 7-5, 8-6, 10-9, 14-10 (mitja part), 16-12, 19-16, 19-17, 22-18, 25-20, 28-23 (final)

Árbitros: Din y Dinu

Volver arriba