fcb.portal.reset.password
Gonzalo Pérez de Vargas, en un partido del Mundial / FOTO:JL Recio-RFEBM

Gonzalo Pérez de Vargas, en un partido del Mundial / FOTO:JL Recio-RFEBM

El portero toledano del FC Barcelona de balonmano, con 24 años recién cumplidos, defiende la portería de la selección española en este mundial y la azulgrana a lo largo de la temporada. Pérez de Vargas vive un momento de crecimiento y de consolidación, a la vez. Con su opinión y la de varios expertos, repasamos cómo está y cómo ven el azulgrana.

Prudencia, madurez y paciencia

Estas son tres virtudes destacadas de la personalidad de Gonzalo Pérez de Vargas. Lejos de todos los halagos recibidos durante estos días a preguntas sobre si este era su año, el portero del FC Barcelona de balonmano decía que: "Es un poco pronto para decirlo, de cambios muchos grandes para mí. Estoy en el Barça, que es el lugar donde quería estar. Es el mejor lugar para hacer un año de confirmación".

Siguiendo el hilo de si era esta su temporada de confirmación, el azulgrana explicaba: "Queda mucha temporada y Mundial y ojalá podemos decirlo a final de temporada".

Los expertos opinan de Pérez de Vargas

Javier Sánchez, El Mundo: "Me sorprende su nivel en la portería, pues los grandes porteros suelen brillar a partir de los 30 años. Tiene mucho talento y entrará dentro de la larga tradición de porteros españoles".

Javier Romano, Marca: "No se vislumbra aún todo lo lejos que puede llegar".

David Barrufet, ex portero del FC Barcelona de balonmano: "Es un portero excepcional y una persona muy inteligente “.

Diego González, Cadena SER: "Será un gran portero ya que tiene las cualidades y a la vez gran capacidad de recorrido".

Lourdes García Campos, TVE: "Cada vez que lo veo en la portería me inspira mucha calma".

Luis Malvar, Cadena COPE: "Es el futuro portero titular indiscutible de la selección española".

Javier Izu, RNE: "Un jugador en plena evolución y que aún no ha alcanzado su techo profesional".

Lluís Carlos Pérez, Mundo Deportivo: "Con la edad que tiene posee una madurez que pocas veces he visto en un portero de balonmano".

Volver arriba