fcb.portal.reset.password
Rutenka fue el máximo goleador azulgrana en el partido de París./ FOTO: ARCHIVO-FCB

Rutenka fue el máximo goleador azulgrana en el partido de París./ FOTO: ARCHIVO-FCB

El partido de la primera vuelta en París fue la cuarta jornada de la competición. Los azulgranas habían ganado los dos partidos en casa y habían empatado a 29, en la primera jornada, en la pista del Vardar de Skopje. El encuentro ante el PSG Handball se presentaba como una reválida para calibrar el estado de forma azulgrana, reválida que superaron con excelencia.

Primera parte igualada

A pesar de que los azulgranas atacaron con orden y criterio, al inicio del partido, la portería del PSG resultó clave en los primeros minutos del partido. Un 5 a 1 en el marcador hizo a Pascual pidió tiempo muerto y después de animar a sus jugadores y dar las instrucciones precisas, el partido se fue igualando.

Con la contribución ofensiva de Tomás, Karabatic y Lazarov los azulgranas fueron acortando diferencias. Por parte del PSG, Melic desde los siete metros y Abalo al contragolpe, mantenían a los franceses en el partido. Un partido que llegaba al descanso con empate a 17.

Defensa y juego de equipo

Recibir cinco goles en 15 minutos por parte de un equipo como el PSG Handball es un gran mérito, mérito desarrollado por la defensa del Barça de balonmano en los primeros 15 minutos de la segunda parte, del partido de ida.

A nivel ofensivo destacar la efectividad ofensiva de Siarhei Rutenka, con 8 goles, y en la portería el trabajo desarrollado por Saric.

Las claves generales del triunfo azulgrana en la pista de PSG, por 29 a 33, fueron la defensa y la capacidad de jugar como conjunto. Claves que deberá repetir para volver a alcanzar un triunfo en sábado en el Palau Blaugrana.


Volver arriba