fcb.portal.reset.password

Noddesbo, uno de los azulgranas que estará en Palma del Río. FOTO:Archivo-Benjamin Jovic

El sábado a las 19.30 h, el primer equipo del Barça de balonmano visita el pabellón de El Pandero, sede del partidos de ARS Palma del Río. Un pabellón que destaca por el apoyo que el público da a los suyos y dónde los hombres de Pascual buscarán la segunda victoria en Asobal.

La base del ascenso

ARS Palma del Río mantiene la base del equipo que logró el ascenso a Asobal la pasada campaña. De la mano del entrenador del ascenso César Montes, los cordobeses han incorporado a un histórico del balonmano español, como es el ex jugador azulgrana Paco Bustos y el lateral Luis Felipe Jiménez de San Antonio.

Palma del Río demostró que su ascenso a Asobal no fue fruto de la casualidad. En la primera jornada hicieron sudar a BM Aragón, uno de los equipos más potentes de la liga, en su pista. Los de Palma del Río cayeron por sólo un gol, 28 a 27, en el siempre complicado pabellón del Príncipe Felipe de Zaragoza.

Otro factor a tener presente es el ambiente del pabellón de Palma del Río. El Pandero, nombre del pabellón, se convierte en una auténtica olla a presión en los partidos que los cordobeses disputan como locales y será otro factor al que los hombres de Pascual deberán sobreponerse.

Seguir sumando

El FC Barcelona Intersport llega al Palma del Río tras ganar todos los partidos de pretemporada y los de competición oficial hasta el momento. Con la Supercopa de Cataluña y la Supercopa Asobal en las vitrinas, los de Pascual buscarán en El Pandero el segundo triunfo.

La novedad en la convocatoria es el regreso de Juanín García tras recuperarse la lesión en el sóleo que le había dejado fuera en las últimas semanas. Para este partido, Rutenka, Jernemyr y Rocas han quedado fuera de la lista por diversas molestias físicas.

Los azulgranas, que han analizado a ARS Palma del Río, en sesiones de vídeo, saben del empuje y del juego de los cordobeses y del apoyo de su afición. La concentración será una de las claves para seguir sumando en la Liga donde, como ya demostró el Anaitasuna, nunca hay momento para el relax.

Volver arriba