fcb.portal.reset.password

(Foto: Miguel Ruiz - FCB)

La pasada temporada, el equipo de Xavi Pascual acabó de forma triunfante la Liga de Campeones, proclamándose como mejor equipo de Europa al vencer al Ciudad Real en la Final. Pero ocho meses antes, los azulgranas habían comenzado su camino hacia Colonia con una inesperada derrota. El Rhein-Neckar Löwen, un potente recién llegado a la lucha europea, sorprendía a los de Pascual con una victoria in extremis (30-31).

Hace dos temporadas, el Kiel era quien amargaba el debut europeo en el Palau de los azulgranas (27-30). El Barça, sin embargo, encontró revancha a esta derrota, con una victoria histórica en el Sparkassen Arena cinco meses después.

El campeón rompe la tendencia

Los de Pascual tenían ganas de romper esta tendencia y aunque el partido contra el Chambery se puso en contra en la primera parte, en la segunda los azulgranas lucharon con fuerza para recuperar el control del partido. La seguridad de Saric bajo palos, con veinte paradas, cinco de ellas de penalti, espoleó a sus compañeros, que sentenciaron el partido al contraataque.

Que los azulgranas no necesitan ganar el primer partido para llegar al final de la competición ya lo han demostrado las dos últimas temporadas, con dos participaciones consecutivas en la Final a Cuatro de Colonia. Pero el Barça Intersport tenía ganas de demostrar porqué es el vigente campeón de Europa y que el Palau debe ser inexpugnable para hacerse respetar en la Liga de Campeones.

Volver arriba