fcb.portal.reset.password

Saric, uno de los protagonistas de la victoria contra el Chambéry. (Foto: Miguel Ruiz - FCB)

El camino hacia Colonia ha comenzado con victoria pero también con sufrimiento, trabajo y recompensa. El Barça Intersport ha tenido que remontar en el segundo tiempo un partido que se le había complicado de lo lindo en los primeros 30 minutos ante un Chambery francés que ha demostrado muchas virtudes, tanto en ataque como a la hora de frenar a los azulgranas.

Durante muchos minutos, el recuerdo de la derrota de la pasada temporada en el partido inaugural contra el Rhein-Neckar Löwen ha pululado por el Palau. El conjunto de Xavi Pascual había tenido muchos problemas para hacer su juego, para encontrar la portería rival y para defender la propia pero en la segunda mitad ha vuelto a ser el equipo que hace cuatro meses conquistó Colonia. Saric, con un auténtico recital, Juanín, en unos grandes minutos, y el trabajo de equipo en la reanudación han decidido un triunfo importante.

Primer tiempo de color visitante

Y es que sorprendentemente ha sido el conjunto francés el que ha comenzado marcando el ritmo. La defensa de los visitantes ha complicado mucho los ataques azulgranas, estrellados una y otra vez. Primero ante las paradas de Dumoulin, luego a raíz de las numerosas pérdidas en la circulación. Los ataques visitantes eran mucho más fluidos, sobre todo con las tuberías de Bicanic y las acciones de Barachet, uno de los jugadores más talentosos de los galos.

Xavi Pascual se ha visto obligado a pedir tiempo muerto a los 12 minutos de partido, con un preocupante 3-6 en el marcador. A pesar de los primeros síntomas de reacción, el guión se ha mantenido inalterable un buen puñado de minutos (7-10). Nagy y Rutenka, junto con las paradas de Saric, mantenían al Barça Intersport, pero ha sido la entrada en pista de Juanín lo que ha servido para reactivar al equipo y también a la grada. En unos minutos de más alegría en el juego azulgrana, los de Pascual casi le dan la vuelta al marcador, pero el extremo Nocar ha salido al rescate del Chambery, que se ha mantenido firme para llegar al descanso tres goles arriba: 13-16.

El campeón vuelve fuerte de vestuarios

La inquietud del Palau se ha esfumado en un suspiro tras la reanudación. Una parada de Saric, un golazo de Nagy, una recuperación de Juanín y un gol de Noddesbo en velocidad (pocas contras había tenido hasta entonces el Barça Intersport) han demostrado que el partido había cambiado, que el equipo azulgrana había mejorado de lo lindo.

La defensa azulgrana ha subido en agresividad, el equipo ha empezado a correr y el Palau se ha sumado a la fiesta. Los árbitros, con alguna decisión errónea, y Dumoulin, con alguna gran parada, han añadido dificultades a la empresa, pero dos goles más de Noddesbo han igualado el marcador después de muchos minutos (17-17), y el acierto de Rocas y Juanín ha dado la primera ventaja desde el 1-0 inicial. El partido era otro y Gardent se ha visto forzado a parar el partido (23-21).

La garra de Víctor Tomás y las paradas de Saric (seis consecutivas, dos penaltis incluidos) han terminado de descolocar al Chambery. El Barça Intersport ha cogido cinco goles de margen a ocho minutos para el final (26-21), momento en que el partido ha quedado prácticamente sentenciado hasta el 28-25 final.

La ficha del partido

FCB INTERSPORT, 28
CHAMBERY, 25

FC Barcelona Intersport (13+15): Saric, Noddesbo (3), Víctor Tomás (4), Ugalde (1), Dani Sarmiento, Nagy (6), Rutenka (3, 1p.) –siete inicial–, Juanín García (5, 1p.), Sorhaindo, Entrerríos (2), Jernemyr, Mikel (2), Rocas (2), Viran Morros, Igropulo i Sjöstrand.

Chambery Savoie (16+9): Dumoulin, Barachet (2), Nocar (3), Paturel, Gille (2), Marrou, Busselier –siete inicial–, Basic (3), Capella (1), Mayayo, Paty (2), Massot-Pellet, Marroux (2p.), Detrez (2), Bicanic (8) i Grahovac.

Parciales cada cinco minutos: 1-1, 2-3, 5-7, 8-11, 11-13, 13-16 (descanso), 16-17, 19-19, 21-21, 24-21, 26-22, 28-25 (final).

Árbitros: Lars Geipel y Marcus Helbig (Alemania).

Pabellón: Palau Blaugrana.

Volver arriba