null

El Barça Intersport dijo adiós a la Champions en los cuartos de final / FOTO: ARCHIVO FCB

La trayectoria del Barça Intersport en la fase previa de la máxima competición europea fue impecable, hasta el punto que, en la última jornada de la fase, en la pista del Sävehoff, se aseguraba la primera plaza del grupo con una victoria por 26-39. El Montpellier sería el rival a batir a los octavos de final de Champions.

Remontada mágica en el Palau

El primer 'round' tuvo lugar en tierras francesas y se lo llevó el Montpellier por 30 a 28. Sin embargo, y tal como fue el partido, los azulgranas se fueron contentos del resultado que se llevaban de la pista René Bougnol, ya que la eliminatoria estaba abierta y la remontada y el pase a la siguiente ronda, al alcance.

El mejor Barça volvió y lo hizo para maravilló a Europa. Con una actuación defensiva casi perfecta, y mostrándose contundente en la vertiente atacante, el conjunto azulgrana consiguió dar la vuelta a la eliminatoria de octavos de final y, de esta manera, hizo efectiva la vigésima remontada continental (36-20). La magia del Palau Blaugrana fue clave en la victoria de un conjunto azulgrana sublime ante el equipo occitano.

Fin del sueño europeo

El sorteo de cuartos de final de la Champions de balonmano emparejó al FC Barcelona Intersport con la AG Copenhague. Los daneses, con el visto bueno de la EHF, decidieron disputar el partido en el Parken Stadium de Copenhague, donde juega el FC Copenhague. El resultado en la ida de los cuartos de final fue de 29-23. Por tanto, el Barça Intersport tenía que remontar seis goles al potente conjunto danés para poder alcanzar una plaza para la Final a Cuatro de Colonia de finales de mayo.

El sueño europeo, sin embargo, concluyó en el Palau Blaugrana. Y es que el equipo de Xavi Pascual no pudo alcanzar la remontada deseada en el Palau, y únicamente pudo firmar un triunfo insuficiente para 36-33, quedándose a cuatro dianas de la clasificación para la Final a Cuatro.