null

Victor Tomás levanta la segunda SuperGlobe del Barça / IHF

El campeonato del mundo de Clubes fue uno de los retos más importantes que tuvo que enfrentar el equipo de Xavi Pascual. El FC Barcelona presentó a Qatar con la etiqueta de vigente campeón y, sobre la pista, demostró que el trofeo de la SuperGlobe sólo tiene un dueño: el Barça.

Un triunfo ante el Al-Saad de Qatar (26-34), en un partido disputado el 12 de septiembre, supuso el segundo Mundial de clubes de la historia de la sección y el tercer título de la temporada de un equipo que ya se había adjudicado la Supercopa de Catalunya y la Supercopa Asobal.

El rival en la final, el Al Sadd, había conseguido ganar el vigente campeón de Europa en la semifinal y eso lo hacía un equipo temible. Los azulgrana quedaron primeros de grupos y en el penúltimo partido superaron el equipo El Jaish de Qatar (39-29). En la final, los azulgrana también supieron imponer su dominio y consiguieron la victoria por ocho goles de diferencia. Este importante título daba una buena dosis de moral a un equipo que seguía aspirando a todo.