fcb.portal.reset.password

Abrines celebra una canasta durante el primer partido de la Final | PACO LARGO - FCB

Después de un primer asalto apasionante, que acabó con triunfo azulgrana sobre la bocina (100-99), este viernes toca afrontar el segundo cara a cara de la final. Ambos equipos se lo plantean como si el primer partido no hubiera existido y únicamente piensan en el duelo de este miércoles. El Barça Lassa tiene el reto de hacer subir el 2-0 y, por tanto, ir a Madrid habiendo hecho valer el factor pista. El conjunto blanco, por el contrario, pretende llevarse una victoria de Barcelona.

Los jugadores azulgranas consideran que habrá que hacer bajar las prestaciones ofensivas del Real Madrid, el mejor ataque de la competición, y al mismo tiempo mantener un buen nivel de acierto ofensivo. Xavi Pascual únicamente tiene la duda de Satoransky, que no pudo terminar el primer enfrentamiento por unas molestias musculares en el gemelo. Aún así, el técnico azulgrana confía en que el base checo pueda dar una mano en el equipo.

Los precedentes no importan

Por mucho que la historia diga que el equipo que se avanza en una final tiene un gran porcentaje de éxito, ningún componente del Barça Lassa piensa en este dato. La atención está focalizada a sumar un nuevo triunfo y la ilusión y la ambición son máximas. El Real Madrid tiene un gran potencial y hay que mantener una gran fortaleza mental.

Volver arriba