fcb.portal.reset.password

Fotomontaje FCB

Marcelo Huertas pone punto y final a una etapa de cuatro temporadas vistiendo la camiseta del FC Barcelona. El jugador brasileño llegó al Palau Blaugrana el verano de 2011 procedente del Baskonia para sustituir a Ricky Rubio, y desde su llegada a Barcelona se convirtió en la batuta del equipo de Xavi Pascual con su ‘9’ característico en la espalda.

Su viaje con el club azulgrana comenzó de la mejor manera posible. En la Supercopa ACB de 2011 el base brasileño empezó a demostrar el porqué de su fichaje siendo decisivo en las semifinales contra el Real Madrid y en la final contra su exequipo. Aunque apenas eran sus primeros pasos como azulgrana, Huertas fue, junto con Navarro, el líder del equipo que llevó al Barça a conquistar el título.

Líder y decisivo

Con su demostración en el inicio de temporada, Marcelinho adquirió rápidamente los galones de líder del equipo de Xavi Pascual. El base brasileño fue decisivo en su primera temporada en el Palau Blaugrana, tal y como demuestran sus números –8,2 puntos y 3,1 asistencias por partido en la ACB y 8,5 puntos y 4,2 asistencias en la Euroliga– y una canasta que quedará en el recuerdo de su trayectoria en Barcelona. En el primer partido de la Final ACB contra el Real Madrid en el Palau, con 78-80 en el marcador en el último segundo, Huertas ganó el partido con un triple desde el centro del campo que recibió el nombre de ‘Marcelinhazo’. El Barça se proclamaría campeón unos días más tarde.

En las siguientes dos temporadas Marcelinho continuó llevando el timón del equipo azulgrana. El base se proclamó, junto a sus compañeros, campeón de la Copa del Rey 2013 en un año en que los barcelonistas no eran los favoritos. Su segundo momento estelar con la camiseta azulgrana llegó en las semifinales de la Liga ACB de 2014. En el quinto partido de la serie, contra Valencia Basket en la Fontenta de Sant Lluís, Marcelinho fue el único jugador en disputar los 40 minutos del partido y dio la canasta decisiva en el último segundo con empate a 75 que clasificó a los azulgranas para la final y les permitió ganar el segundo título de Liga ACB con Huertas en la plantilla.

Tras cuatro temporadas en Barcelona en las que ha ganado cuatro títulos –ACB 2012 y 2014, Copa del Rey 2013 y Supercopa 2011–, y con unos promedios de 8,4 puntos y 3,8 asistencias y 8 puntos y 3,9 asistencias por partido en la Euroliga, Marcelinho dice adiós al Barça.

Aquí podéis leer su carta de despedida:

¡¡¡Gracias de todo corazón y hasta pronto!!!

¡Hola a todos! Ha llegado el momento de decir adiós. Ha llegado el momento más complicado para mí. El momento más difícil para un deportista profesional es siempre decir adiós a un lugar donde has estado a gusto, pero si encima lo has querido y lo amas, todavía es más complicado.

Llegué hace cuatro temporadas, cumpliendo uno de los sueños de mi vida. El Barça, por todo lo que representa, no sólo en Cataluña y en España, sino en todo el mundo, es una institución ejemplar, un club único, más que un club, y me siento muy orgulloso de haber formado parte de él.

Cuatro temporadas pasan rápido cuando echas la vista atrás, pero no sabéis cómo me llevo la maleta de llena. De recuerdos, de amigos, de momentos buenos, momentos no tan buenos, aunque, sobre todo, de la estima de la afición. Siempre me he sentido muy implicado en el proyecto, siempre he querido dar lo mejor de mí, y espero haber hecho disfrutar a la gente.

El Palau, la magia del Palau, será difícil de olvidar -aún recuerdo aquel triple contra el Madrid ... Buf ... Aquí, en este pabellón viejo, pero único, me he sentido como en casa. Y es que el Palau me ha dado tanto como la gente que vive para el Barça y la gente que trabaja aquí. No me quiero olvidar de nadie, del primero al último de los trabajadores de nuestro pabellón, que siempre me han tratado inmejorablemente.

A pesar de que me hubiera encantado seguir ligado a esta institución, sé que la vida de un deportista tiene estas cosas y las tengo que saber aceptar, aunque me cueste. A partir de ahora seré un culé más desde la distancia, deseando siempre lo mejor para el equipo de baloncesto, que espero que continúe consiguiendo títulos, que celebraré allí donde esté. Mi compromiso aquí ha sido, es y será siempre al cien por cien y nunca pensaré de manera distinta respecto de este club que tanto quiero.

En lo personal me llevo amigos. Buena gente, que hace mucho trabajo oscuro que no se ve y que es imprescindible. En cuanto a los jugadores, dejo amigos para siempre también, con los que sé que en un futuro nos iremos viendo. Por último, también quiero agradecer al cuerpo técnico haber apostado por mí en su momento, y al Club, haberme dado la oportunidad de crecer como persona y como jugador.

No puedo negar que se me hace un nudo en la garganta cuando pienso que no volveré a jugar en el Palau, pero el mundo del deporte profesional es así. Buscaré nuevos retos, nuevos horizontes, pero en mi corazón siempre habrá un espacio que será para siempre azulgrana.

 

                                                                             Visca el Barça, siempre !!!

                                                                                               Marce


La etapa de Marcelinho en el @FCBasket by fcbarcelona

Volver arriba